Zelenski acusa a Irán de alejar la paz en Ucrania y "resolver" otras crisis

Volodimir Zelenski, presidente de Ucrania (Photo: Europa Press)
Volodimir Zelenski, presidente de Ucrania (Photo: Europa Press)

Volodimir Zelenski, presidente de Ucrania (Photo: Europa Press)

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha acusado este domingo a Irán de prolongar la guerra en Ucrania al abastecer a Rusia de armas, asegurando que si no fuera por esa “ayuda”, se estaría más cerca de la paz.

“Si no fuera por el suministro iraní de armas al agresor, ahora estaríamos más cerca de la paz. Y esto significa más cerca de una solución completa a la crisis alimentaria. Más cerca de resolver la crisis del alto precio de la vida”, ha aseverado el mandatario ucraniano en su discurso diario.

Las declaraciones de Zelenski tienen lugar después de que Irán admitiera el sábado haber entregado aviones no tripulados a Rusia, si bien matizó que fue antes del inicio de la invasión rusa de Ucrania.

Por este motivo, el presidente ucraniano ha hecho un llamamiento a toda la comunidad internacional para que castigue la “complicidad” iraní con el “terror ruso”. “Todo el mundo sabrá que el régimen iraní está ayudando a Rusia a prolongar esta guerra y, por lo tanto, a prolongar el efecto de esas amenazas al mundo, que fueron provocadas precisamente por la guerra rusa”, ha aseverado Zelenski.

En este sentido, ha remarcado que el mercado de la energía “está más cerca de la estabilización” y “más cerca de la seguridad contra el chantaje, que Rusia no abandona”, por lo que “todos los que ayuden a Rusia” a prolongar el conflicto deberían ser responsables de las consecuencias del mismo.

Continúan los combates en Kajova, en el sureste de Ucrania

Los combates entre las tropas de Ucrania y Rusia continúan en los alrededores de la ciudad ucraniana de Kajova, en el sureste del país, donde se encuentra el epicentro del avance de las fuerzas ucranianas en el sureste del país.

En concreto, el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania ha detallado que ha sido derribado un edificio en el que se encontraban 200 soldados rusos. Según la parte ucraniana, la consecuencia del ataque al edificio habrían sido “cuidadosamente ocultadas” por Rusia

“El enemigo oculta cuidadosamente las consecuencias del ataque, en la ciudad se están tomando estrictas medidas administrativas y policiales. Además, una gran columna de equipo militar fue destruida en el área del asentamiento de Radensk”, ha aseverado el Ejército ucraniano en un comunicado.

Asimismo, las Fuerza Aérea ucraniana habría golpeado en la misma localidad a las tropas rusas hasta en 18 ocasiones. De estas, 17 habrían afectado áreas de concentración de personal, armas y equipo militar, así como la posición del equipo de defensa aérea de los ocupantes.

Mientras tanto, Rusia ha acusado a Ucrania de “estar jugando con la vida de civiles” y de entregarse “al chantaje nuclear” al bombardear supuestamente la central hidroeléctrica de Kajova,

“Las Fuerzas Armadas ucranianas han bombardeado la central de Kajova con los sistemas HIMARS estadounidenses. Kiev está jugando con las vidas de los civiles, recurriendo nuevamente al chantaje nuclear”, ha remachado en su cuenta de Telegram el presidente del comité internacional de la Duma estatal rusa, Leonid Slutski.

“Con la destrucción de varias centrales hidroeléctricas, lo que el Ejército ucraniano está tratando de hacer puede implicar un accidente nuclear en Zaporiyia”, ha afirmado Slutski, según ha recogido la agencia TASS.

Rusia ha firmado que no han producido daños críticos en las instalaciones de la central eléctrica, si bien “el régimen terrorista de Kiev continuará con sus intentos de organizar una catástrofe humanitaria”.

“En caso de que se destruyan las compuertas de la planta, la corriente de agua fluirá por el Dniéper para inundar ambos asentamientos y, en teoría, la planta de energía nuclear de Zaporiyia”, ha argumentado el funcionario ruso.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...