Zara, obligada a rectificar su último y polémico lanzamiento

Carme Chaparro
·2 min de lectura

Quizá Amancio Ortega sabe -y nosotras no- que el género masculino tiene algún tipo de de imposibilidad física que le impide tirar del carro de la compra. Igual Amancio sabe también -y nosotras seguimos ignorando- que es el mismo gen que predispone a saber jugar a la Nintendo pero no poner la lavadora.

Y es que ahora Amancio se ha atrevido a introducir un nuevo producto en el catálogo de su marca icónica, Zara. ¿Pensábamos que lo más de lo más era coordinar la ropa con nuestras mascarillas? No. Ahí llega Amancio para decirnos que lo más de lo más es coordinar la ropa con... el carrito de la compra.

Zara desata la polémica con su carro de la compra.
Zara desata la polémica con su carro de la compra.

Porque las que vamos a coordinar el carro plegable de la compra con el resto del estilismo somos, sí, las mujeres. Porque la nueva línea comercial de Zara se vende, tachán, en la sección femenina. En la de hombres, ni rastro. Dí que sí, bonito.

Será que los hombres no hacen la compra.
Será que los hombres no hacen la compra.

Que es una anécdota, y que no le busquemos tres pies al gato y que qué pesadas las locas estas del feminismo. Y que cómo lo van a hacer a propósito.

Pero, qué extraña esa asociación mental que lleva a asociar un carro de la compra siempre con las mujeres. Plas, automáticamente te lo coloco en la sección femenina. Como cuando les regalábamos a nuestras madres una plancha nueva o la olla exprés, aunque de vez en cuando también cocinaran nuestros padres.

No sé vosotros, pero yo veo casi a los mismos hombres que mujeres haciendo la compra en el súper.

La historia del carro de la compra de Zara ha provocado tal revuelo en las últimas horas -el volumen de pedidos en la web es de casi 10.000 por minuto, en todo el mundo- que la compañía ha tenido que rectificar. Milagrosamente el carro aparece ya en todas las secciones.

Menos en la de niños.

Zara rectifica
Zara rectifica

Por cierto, otras marcas de moda, como Chanel o Marni, también han apostado por incluir el accesorio carrito de la compra en sus desfiles. A ver en qué sección los venden -si es que los venden-.

Más historias de Carme Chaparro que te pueden interesar