Yves Lampaert se impone en una lluviosa etapa inaugural del Tour de Francia

·5 min de lectura
© Gonzalo Fuentes / Reuters

En la prueba de contrarreloj disputada en Copenhague que abrió la competición más importante del ciclismo mundial, el belga sorprendió a los favoritos y terminó primero por sobre su compatriota Wout van Aert en una exigente prueba condicionada por la copiosa lluvia que añadió dificultad. “No puedo creer lo que hice”, aseguró Lampaert. Tadej Pogacar, que busca conquistar por tercera vez el certamen, completó el podio y fue el mejor de los aspirantes al maillot amarillo.

Comenzó la 109 edición del Tour de Francia, el evento de ciclismo más importante del año, y ya en su jornada inaugural arrojó una sorpresa. En la etapa de contrarreloj celebrada en Copenhague y con condiciones climáticas que le agregaron aditamentos, el belga Yves Lampaert (del Quick-Step Alpha Vinyl) se quedó con el primer tramo de 13,2 kilómetros.

Lampaert, especialista en crono, consiguió su 15° victoria como profesional tras redondear un tiempo de 15’17’’76, casi cinco segundos por encima de su compatriota Wout van Aert que se perfilaba para ser el ganador del día.

“No puedo creer lo que hice”, afirmó incrédulo Lampaert consumada su victoria. “Sabía que estaba en buena condición, pero esto es el Tour de France. Hay grandes corredores en la ruta, esperaba un top 10”, agregó.

A sus 31 años, el corredor belga, que por momentos alcanzó una velocidad de 64.6 kilómetros por hora, estrenó el tradicional maillot amarillo muy emocionado.

Además de Van Aert, Lampaert superó los tiempos de ciclistas de peso. Le sacó siete segundos al esloveno Tadej Pogacar –máximo aspirante a ser el ganador del Tour- y diez al italiano Filippo Ganna –doble campeón mundial y gran favorito en esta primera etapa-.

Un insoslayable factor diferencial estuvo en el clima. Mientras la lluvia condicionó a varios de los favoritos, Lampaert pudo sacarle provecho a uno de los pocos momentos donde el agua amainó y explotó su potencia en una especialidad que le sienta bien.

El circuito de esta primera etapa no revestía mayores dificultades. Se presuponía ágil al ser totalmente llana y más allá de las 22 curvas que impedían que los competidores sostuvieran un mismo ritmo.

Por su parte, Van Aert fue el protagonista de uno de los momentos más destacados de la prueba. En una frenética secuencia de tres minutos, el miembro de Jumbo-Visma quebró la marca de Ganna, que instantes antes había batido el registro del neerlandés Mathieu van der Poel, y se impuso por dos segundos sobre Pogacar.

Mañana será la segunda etapa y también se desarrollará en Dinamarca. El tramo largará en Roskilde y terminará en Nyborg, trazando un recorrido de 202.2 kilómetros y también tendrá su factor climático: el viento, sobre todo en los 18 km que pasarán por sobre el Mar Báltico, cerca del cierre.

Pogacar se adelanta sobre los demás candidatos

Más allá del triunfo de Lampaert y el segundo lugar de Van Aert, el esloveno Tadej Pogacar es uno de los ganadores de la jornada. Aunque cerró la carrera de contrarreloj en el tercer puesto, el ciclista de 23 años fue el mejor de los candidatos a imponerse en la tabla general del Tour de Francia.

El líder del UAE Team Emirates estuvo a apenas dos segundos de romper el tiempo de Van Aert y encabezar la prueba transitoriamente. Sin embargo, terminó tercero, a siete de Lampaert.

Empero, ninguno de los dos mejores de este viernes se perfila a ser un contendiente en búsqueda del maillot amarillo que se le entregará al vencedor. En ese marco, Pogacar se adelantó a los demás.

El más próximo es el danés Jonas Vingegaard (7°), a quien aventajó por 8 segundos, uno menos que a su coterráneo Primoz Roglic (8°). Por fuera del top ten quedaron los británicos Adam Yates (13°) y Geraint Thomas (18°).

La lluvia jugó su rol en Copenhague

Las condiciones climáticas fueron un relevante factor en esta primera etapa del Tour de Francia 2022. Intensa por momentos, inexistente en otros, provocó que los ciclistas debieran medir su potencia para no tener accidentes.

Por caso, Laempert se vio beneficiado por unos minutos donde no cayó agua y pudo explotar su potencia, algo que otros como Thomas, Pogacar y Ganna no pudieron hacer.

Los peligros de la pista húmeda afectaron directamente a algunos corredores que cayeron sobre el asfalto y perdieron tiempo valioso.

Sobre todo, el suizo Stefan Bissegger, quien tenía serias expectativas para la prueba de contrarreloj y terminó cayendo en dos oportunidades. El francés Christophe Laporte también se accidentó en un momento donde había registrado el mejor tiempo en el punto intermedio. Sobre el cierre de la jornada, el danés Mikkel Honoré colisionó contra una de las vallas en una curva tras perder la estabilidad.

Daniel Martínez, el mejor de los latinoamericanos

Esta edición del Tour de Francia cuenta con la presencia de tres colombianos, siendo los únicos exponentes de la región. Daniel Martínez terminó una la actuación más destacada de los sudamericanos.

En el puesto 33, a 44 segundos de Lampaert, el ciclista de Ineos fue el que obtuvo la mejor posición. En una pista mojada, Martínez resaltó el manejo que tuvo sobre las curvas para evitar caídas. “Las sensaciones son buenas. Esperamos las montañas, a ver qué tal”, manifestó tras su participación.

Por su parte, Nairo Quintana, segundo en el Tour de 2013 y 2015 y tercero en 2016, se mostró satisfecho después de su carrera (finalizó 44°, +49 segundos). “Hemos sabido rodar muy bien, teniendo precaución por la lluvia. Era una prueba muy intensa, para especialistas", dijo.

Por último, Rigoberto Urán culminó un minuto y 14 segundos por debajo de Lampaert, cayendo al 119° lugar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente