YouTube desactiva 210 canales que buscaban influir en las protestas de Hong Kong

Redacción El HuffPost/ EFE

Esta vez ha sido el portal Youtube, propiedad de Google, quien ha informado esta mañana de que han sido desactivados exactamente 210 canales que buscaban influir en las protestas que se suceden desde hace semanas en Hong Kong a través de esta plataforma.

Según han comunicado, dichos canales “actuaban de forma coordinada y en consonancia con las recientes observaciones y acciones en relación a China anunciadas por Facebook y Twitter”, a pesar de que Youtube está prohibido en el país asiático.

No han revelado quiénes son los responsables, pero han sí han concluido que debido a los paralelismos con las precedentes investigaciones en las distintas redes sociales, personas relacionadas con el Gobierno chino estarían detrás de esta estrategia.

“Hallamos que estas cuentas usaban redes privadas virtuales (VPN) y otros métodos para esconder su origen, así como otras actividades normalmente asociadas a las operaciones de influencia coordinadas”, ha apuntado el responsable del grupo de análisis de amenazas de la seguridad de Google, Shane Huntley.

Antecedentes en redes

Facebook, también prohibida en el país, señalaba el pasado martes que había suprimido siete páginas, tres grupos y cinco cuentas de usuarios de origen chino que tenían como finalidad deslegitimar mediante información falsa las protestas en Hong Kong.

“Aunque las personas que llevaban a cabo esta actividad trataron de esconder su identidad, nuestra investigación halló vínculos con individuos que forman parte del Gobierno chino”, apuntaba el jefe de políticas de ciberseguridad de Facebook, Nathaniel Gleicher.

No ha sido la única red social, Twitter, por su parte, denunciaba ese mismo día una campaña que tildaba de “operación informativa con apoyo estatal cuyo objetivo era sembrar desavenencias políticas en el país, criticando a quienes salieron a la calle”.

936 cuentas con origen en China eran cerradas en un inicio, a lo que se sumó posteriormente la suspensión...

Sigue leyendo en El HuffPost