El ascenso popular de Yolanda Díaz empieza a hacerle sombra a Pablo Iglesias

·4 min de lectura
Unidos Podemos ha priorizado la presencia de Yolanda Díaz en la campaña electoral gallega.
Unidos Podemos ha priorizado la presencia de Yolanda Díaz en la campaña electoral gallega.(Photo by M. Dylan/Europa Press via Getty Images)

Las sesiones de control en el Congreso y el Senado están empezando a atragantársele seriamente al PP. Especialmente los días en los que interpelan a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que, con permiso del Ministro de Sanidad, Salvador Illa, es el actor político cuya figura más está creciendo exponencialmente en las últimas semanas tras los recurrentes repasos que le dedica a los diputados y senadores populares. El último en sufrir el escarnio público derivado de la viralización de los vídeos ha sido el senador gallego, José Manuel Barreiro, quien trató de acorralar a Díaz por los despidos en Alcoa y salió escaldado por la respuesta de esta al recordarle que "tras 10 años de Feijóo, el Gobierno de la Xunta ha destruido 20.000 empleos industriales, porque la política industrial del PP gallego se resume en una palabra: PEMEX. Una estafa, un negocio fallido y con directivos en la cárcel. Esos son los negocios de Feijóo y el PP de Galicia".

Días atrás fue la portavoz popular, Elvira Rodríguez, quien probó de la misma medicina cuando criticó al Ejecutivo porque “parece que no les preocupa que muchos de los que componen las colas del hambre estén esperando a aquello a lo que tiene legítimamente derecho”. Ese día, también registrado por el circuito interno de televisión del Congreso, la ministra le sacó los colores al comprometerse con la protección de seis millones de personas a través de los ERTES recordándole, además, que el Gobierno de Mariano Rajoy “tenía en 2015 un presupuesto público de 25.000 millones para protección social que dejaron sin ejecutar con cuatro millones de personas en desempleo”.

Los ‘zascas’ son una constante de la política actual en la que se legisla y se hace oposición a golpe de tuit. Más aún cuando los debates parlamentarios están tan encorsetados que las preguntas se saben con antelación para poder preparar, así, las respuestas. Sin embargo, en el caso de Díaz, tal y como recogen miles de comentarios en las redes sociales, destacan la "calma", el "aplomo", la "preparación", la "convicción" y la "verdad que transmite".

Tal es la corriente positiva que suscita que ya hay quien se pregunta si no será la sustituta de Pablo Iglesias al frente de la confluencia de Podemos e Izquierda Unida -formación esta última en la que milita Díaz-. Un debate que, sin duda, ha llegado ya a oídos del partido morado que ha decidido que Díaz participe más que Iglesias en los mítines de Unidas Podemos para las próximas elecciones gallegas.

Otro detalle que evidencia el crecimiento de Díaz es que la cuenta oficial de Podemos se sumó ayer a la ristra de halagos a esta ilustrándolos, sin embargo, con una foto en la que también aparece la ‘número dos’ oficial de la confluencia. La también ministra, Irene Montero.

La instantánea, captada por Daniel Gago, ilustra a la perfección el empoderamiento femenino en el partido morado, pero supo a poco a muchos usuarios de Twitter que prefirieron utilizarla para hacer montajes más cinematográficos. como el que sigue a estas líneas.

¿Pero quién es Yolanda Díaz?, se preguntarán muchos lectores. Es hija y sobrina de históricos sindicalistas. Concretamente de Suso Díaz, Secretario General de Comisiones Obreras en Galicia, y de Xosé Díaz exdiputado regional por el BNG en el Parlamento gallego, respectivamente. Licenciada en Derecho en la Universidad de Santiago de Compostela, completó tres másters en Urbanismo, Relaciones Laborales y en Recursos Humanos.

Fue ahí cuando decidió ejercer de abogada laboralista al tiempo que se curtía en la política en el Ayuntamiento de Ferrol, primero, y en el Parlamento gallego, después. Se la conoce como la ‘ministra comunista’ del Gobierno, pero su capacidad de trabajo y diálogo han quedado fuera de toda duda al haber suscrito ya varios acuerdos sentando a la mesa a patronal y sindicatos.

La tremenda crisis que ya azota España por la pandemia del coronavirus ha frenado sus planes, pero el entorno de Díaz recuerda que uno de los retos que se propuso al asumir la cartera de Trabajo era el de desmontar varios de los elementos clave de la reforma laboral del PP. Una medida estrella del programa que defendió Pablo Iglesias quien también podría quedar relegado a un segundo plano en este aspecto, ya que la figura de Díaz no deja de crecer.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente