Yolanda Díaz ya sabe lo que le espera si quiere ser candidata a presidir el Gobierno

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ve crecer la lista de enemigos en caso de presentarse como candidata a la presidencia del Gobierno. (Photo By Eduardo Parra/Europa Press via Getty Images)
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ve crecer la lista de enemigos en caso de presentarse como candidata a la presidencia del Gobierno. (Photo By Eduardo Parra/Europa Press via Getty Images)

La única persona que hoy por hoy duda de si Yolanda Díaz va a liderar finalmente un proyecto político para postularse a presidir el Gobierno de España es la propia Yolanda Díaz. Porque, por mucho que la vicepresidenta segunda, y ministra de Trabajo, recalque que aún no lo tiene tomada la decisión, todos los movimientos a su alrededor indican lo contrario. Empezando por su última entrevista concedida al programa 'Salvados'.

  • ¿Para qué, si no, dedicar 45 minutos -aunque la grabación no duraría menos de las 4 horas- en el 'prime time' televisivo de los domingos en medio de la semana más complicada y ajetreada de Díaz?

  • ¿Para qué presidir un acto en Valencia junto a líderes de otras formaciones y movimientos sociales en aras de reformular el proyecto político a la izquierda del PSOE?

  • ¿Para qué ligar su futuro político a la aprobación de la reforma laboral?

  • ¿Para qué evitar afiliarse a ningún otro partido político ya en marcha?

  • ¿Y para qué mantener la duda con la de presiones, ataques y críticas que se podría ahorrar?

El caso es que Díaz repitió en varias ocasiones al entrevistador que lo que va a hacer es "iniciar un proceso de escucha" para pulsar el sentir de la sociedad y confirmar si, como ella, un importante número de españoles "está harto del politiqueo" y reclama "política en mayúsculas". ¿A qué se refiere? Pues la ministra de Trabajo vino a lanzar una reprimenda al conjunto de los dirigentes nacionales por estar más pendiente de los "ataques personales y la lucha de egos" -politiqueo- que por "trabajar, negociar y pactar, aunque a veces sea cediendo, para mejorar la vida de la ciudadanía" -política-.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Y sin entrar en detalles, ni señalar directamente a nadie, Díaz enumeró los episodios que menos le han gustado de los últimos meses. Desde las filtraciones que supuestamente han salido de su entorno cuando ella lleva a gala no haber entrado jamás en ese juego, hasta la revelación de aspectos secretos de las negociaciones que ha liderado para derogar la anterior reforma laboral, pasando por los vetos personales a su figura, o su designación como vicepresidenta y como sucesora de Pablo Iglesias sin haberlo aceptado ella previamente.

Como ven, hay de todo. Fuego amigo, de Unidas Podemos. Menos amigo, del PSOE. De enemigos, como el PP. O de viejos conocidos, como ERC. En el caso del 'regalo' del exvicepresidente del Gobierno y fundador de Podemos, parece que la cosa no ha ido a mayores. En lo referente al PSOE y al PP, Díaz parece tenerlo asumido por motivos diferentes, obviamente. Pero el de ERC lo tiene marcado a fuego. Tal vez porque haya sido la última jugarreta sufrida en sus propias carnes.

Todo se debe a la negativa del partido liderado en Madrid por Gabriel Rufián quien se propuso cortar las alas de Yolanda Díaz al no apoyar su proyecto estrella. Aunque siempre se hizo al dar por hecho que la aprobación del texto normativo no corría peligro como tal. "Con las cosas de comer no se juega", advirtió Díaz en un par de ocasiones. "Estuvimos a piques (a punto) de que la reforma laboral decayese. Ellos decían que no estaba en peligro la norma y eso no era verdad", señaló. Un mensaje muy replicado en las redes sociales.

La vicepresidenta segunda está jugando al despiste. Pero tiene motivos. Para cuando Díaz decida, finalmente, liderar un proyecto, ya sabe a qué se va a enfrentar. A los recelos de sus compañeros del Consejo de Ministros que dejarán de ser socios en cuanto se aviste la convocatoria de elecciones. A la pelea a muerte de la oposición dispuesta a rechazar cualquier medida que no parta de ella. Y a las zancadillas de ERC que ve a Yolanda Díaz como un serio peligro que pueda robarles votos en Cataluña ahora que los republicanos lideran el nacionalismo catalán.

Díaz lidera los rankings de valoración del Gobierno y de la política en general. Y sabe que será la enemiga nº1 a batir por todos sus rivales.

En vídeo | Un error del PP salva la reforma laboral que habría decaído con el no de UPN

Más historias que te pueden interesar: