Yolanda Díaz causa una parálisis en Podemos

·3 min de lectura
La ministra de Igualdad, Irene Montero (izda.) y la de Derechos Sociales, Ione Belarra (dcha.) escoltan a la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz (centro). (Photo By Eduardo Parra/Europa Press via Getty Images)
La ministra de Igualdad, Irene Montero (izda.) y la de Derechos Sociales, Ione Belarra (dcha.) escoltan a la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz (centro). (Photo By Eduardo Parra/Europa Press via Getty Images)
  • Yolanda Díaz logra aprobar la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) tras presionar a Nadia Calviño

  • Díaz: Las eléctricas tienen que cumplir la Ley

  • Yolanda Díaz: "Va a haber presupuestos, pero el Gobierno tiene que mandar un mensaje reformista"

  • Díaz denuncia los beneficios groseros de las eléctricas

  • Yolanda Díaz se compromete ante los sindicatos y la militancia a levantar un “proyecto de país”

  • Díaz ve desnortado al PP

La lista de titulares que la vicepresidenta segunda del Gobierno logra colocar a diario en la agenda es enorme. La gallega le ha tomado el pulso al papel de líder que le otorgó Pablo Iglesias al abandonar la primera línea política y, según pasan las semanas, cincela un poco más su figura.

Todo lo contrario que las dos ministras de Podemos llamadas a tutelar y dirigir la transición de la formación morada. Resulta incluso difícil de seguir el rastro de Irene Montero, ministra de Igualdad, y de Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales en la prensa. Su relevancia aún es mayor que la de Alberto Garzón, ministro de Consumo, aunque cada vez hay menos diferencias entre ellos. Es como si el ascenso de Díaz conllevara un descenso de Belarra y Montero en un ejercicio práctico de vasos comunicantes digno de sobresaliente.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Incluso su actuación en el acto del aniversario del Partido Comunista de España del pasado domingo hizo palidecer a las primarias que consagraron a Belarra como secretaria general de Podemos. Cómo será la cosa que, incluso la trasnochada hoz y el martillo que figuraba en la cartelería del cónclave apareció en portadas de prensa e informativos. ¡Quién lo iba a decir!

En Podemos hay una parálisis evidente. La marcha de Iglesias aún no ha sido digerida por sus mandos. Se puede entender que, a nivel programático, la segunda mitad de la legislatura -una vez superada la crisis sanitaria y con los ojos puestos en los fondos europeos- se centre en aspectos económicos que favorezcan la parcela de Díaz frente a la de Igualdad y Derechos Sociales.

Tal vez por eso Díaz se teme lo peor, que los movimientos morados por reclamar su papel en la refundación de la izquierda se realicen entre bambalinas. En donde se rivaliza más por los nombres que por los hechos. Discutiendo por el tamaño de los despachos y su cercanía al líder máximo, por decirlo de alguna manera. Pero la ministra de Trabajo también tiene cubierto este flanco. Y hoy mismo ha mandado un mensaje claro e inequívoco. "Como exista ruido o esto vaya de egos, es probable que me vaya".

Y, claro, una cosa es rivalizar, y otro perder de antemano al caballo ganador. La izquierda a la izquierda del PSOE no se puede permitir el lujo de que Díaz caiga por fuego amigo, por lo que la parálisis de Podemos corre el riesgo de convertirse, con cierto regusto a la movida madrileña, en permanente.

En vídeo | Hacia una recuperación verde

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente