Ya sabemos qué genes hacen que los gecos recuperen su cola, y tiene implicaciones en humanos

Imagen de un gecko leopardo, la especie con la que se ha realizado el estudio. Crédito: Vickaryous Lab. University of Guelph

Algo que siempre ha llamado la atención de los geckos es su habilidad para regenerar la cola cuando la pierden. No porque se trate del único animal que lo hace, muchos otros reptiles comparten esta capacidad. Pero en los geckos se consigue en un tiempo sorprendentemente corto y de manera muy eficiente.

Ahora un equipo de investigación ha conseguido determinar cómo lo consiguen. Qué células están implicadas y qué genes tienen activos. Y a parte de la curiosidad o del valor científico, se trata de un descubrimiento que abre un campo importante en medicina.

Porque los geckos recuperan su cola completa, lo que incluye la parte de la espina dorsal dañada. Saber cómo lo consiguen permitiría generar terapias para lesiones medulares.

[Te puede interesar: La piel artificial está más cerca]

Pero, ¿por qué pierde un gecko la cola? Este detalle es importante para entender sus capacidades regenerativas. Los geckos pierden su cola cuando son atacados por un depredador. Cuando son cazados, los geckos se desprenden de la cola, que se sigue moviendo y distrae al depredador, y el animal queda libre.

Una estrategia funcional, todo sea dicho. Pero si no consiguen regenerar la cola perdida, sólo podrían emplear esta técnica una vez, y durante su vida tienen más de un encuentro con un depredador.

Así que necesitan regenerarla, pero por completo. Lo que incluye la médula espinal contenida en la cola, la parte del sistema nervioso situado en este apéndice y que se encarga de darle información a los músculos. Vaya, la parte del sistema nervioso que le dice a la cola despegada “muévete y distrae al depredador”.

[Te puede interesar: Logran cultivar células nerviosas humanas en ratones]

A diferencia de lo que ocurre en mamíferos, por ejemplo en humanos, cuando el gecko pierde la cola no comienza a cicatrizar. Las cicatrices sirven para tapar heridas, pero no para recuperar la antigua funcionalidad. Los geckos tienen unas células especiales, que se podrían considerar células madre – más bien totipotentes – que son las encargadas de regenerar el tejido.

Estas células se denominan células de la glía radial. Nada más sufrir la pérdida de la cola, comienzan a fabricar las proteínas necesarias para formar todo la estructura perdida. Los músculos, la parte de esqueleto, los nervios, tejido conectivo… todo lo que había en la cola.

Y ahí es donde está el interés de este estudio. Al analizar las células de la glía radial se pueden detectar los genes, la enorme cantidad de genes que están activos e implicados en la regeneración de la cola. Sabiendo esto, se pueden buscar paralelismos con los genes en humanos, buscando una posible solución a las lesiones medulares.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines