A todas nos han acosado cerdos como los de la Feria. A mí, este mismo sábado.

·3 min de lectura
A todas nos han acosado cerdos como los de la Feria. A mí, este mismo sábado.

Con cara de deseo baboso, casi sin parpadear, mirándolas como si fueran trozos de carne, como si estuvieran pensando por dónde empezar a lamerlas, dos hombres asquerosos acosan a dos menores de edad en la Feria. Ellas están sentadas en el suelo. Tienen 16 años. ¿Os podéis ir?, les piden.

Ellos siguen mirándolas fijamente, sin decir nada, muy cerca, haciendo caso omiso de las peticiones de ellas.

¿Por qué dos hombres en la treintena se sienten libres para acosar a dos niñas? Pues porque pueden hacerlo, porque lo han hecho más veces y nunca pasa nada, porque sus amigos se lo permiten, porque les ríen la gracia, porque sucede más a menudo de lo que pensamos, porque si no es en la Feria es en la calle, o en el autobús, o en un bar.

"No haberte vestido como una jodida zorra. Ellos están ejerciendo su derecho a estar en la calle". Son algunos de los mensajes que está recibiendo la niña que ha colgado el video.

Sorprenden la gran cantidad de mensajes justificándolos.

"Es el alcohol, se habían pasado un poco, no se lo tengas en cuenta", justifican algunos. Esos mismos amigos que, si la situación fuera al revés, si las chicas fueran borrachas, dirían lo de "luego pasa lo que pasa, que se dejan manosear y dicen que las han violado".

Pues no bebas, o bebe en tu casa y acósate a ti mismo en el espejo. Me da igual las copas que lleves, no tienes derecho ninguno a acosar a nadie. Nada justifica esa actitud. Querido machote, si otro hombre te mirara así ya te habrías liado a hostias con él. Correría sangre por el albero. Pero pretendes que las chicas aguanten porque ellos habían bebido y era noche de fiesta, y porque, vaya, qué piel más fina que tienen esas asquerosas feminazis, lo que les falta es que las empotren bien. Algo habrán hecho.

"Es una broma", dicen otros. ¿Broma de qué? ¿Qué crees que estás haciendo, idiota, con treinta años, acosando a dos niñas para ponerlas nerviosas, demostrar tu superioridad de machito, demostrarles que eres el que mandas? Os encanta la sensación de poder. ¿A que sí?

Estas dos chicas han tenido el valor de enfrentarse a ellos y grabarlos. Yo no lo tuve. Ninguna de nosotras lo tuvimos. Todas las mujeres hemos pasado por algo así. Todas. Y seguimos pasando. Este sábado, en un concierto, un tipo en el mismo estado de embriaguez que los dos machotes de la Feria nos acosó a una amiga y a mí. Una vez, y otra, y otra. Intentas ser amable. Sonríes. Le das la espalda. Le haces un gesto con la mano, apártate. Pasas a las palabras. Déjanos en paz, le dices. Pero él vuelve. Que te vayas, le insistes. Aunque un par de minutos después vuelve a acercarse a unos centímetros de tu cuerpo. ¿Te quieres ir? No seas pesado, le dices la enésima vez que se te acerca. Ya no sabíamos cómo quitárnoslo de encima. "Eh, que no soy peligroso, que estoy casado y tengo tres hijos". Esa fue su respuesta, sí. No soy peligroso, estoy casado y tengo tres hijos. ¿Qué teníamos que haber hecho? Era imposible quitárselo de encima. Tuvimos que aguantarlo todo el concierto. Bah, es sólo un pesado, diréis muchos, no os iba a hacer nada. Pues no, no sólo es un pesado, es un hombre que no nos dejó disfrutar del concierto, que se acercaba a nosotras hasta una distancia íntima que nos hizo sentir mal, que nos hablaba al oído lanzándonos su aliento asqueroso, que nos hizo sentir inseguras porque nunca sabes hasta dónde van a llegar. Nunca sabes hasta dónde se van a atrever. O qué son capaces de hacerte.

Todas las mujeres que están leyendo esto, y todas las que vosotros hombres tenéis a vuestro alrededor, han sufrido algo así. Y no una sola vez.

Y los que seguís diciendo que no hacen nada malo, tenéis un serio problema. Bueno, la sociedad tiene un serio problema con vosotros.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente