Yéremy Pino o cómo asaltar San Siro como si jugara "en el parque"

·3 min de lectura

Con casi 40.000 encendidos 'tifosi' en contra, Yéremy Pino debutó como internacional español en San Siro jugando como si lo hiciera "en el parque del barrio". Poco le importó al extremo de 18 años que le intimadaran Giorgio Chiellini o Emerson, impuso su fútbol en uno de los templos europeos.

"Jugar mi primer partido en un estadio así es un sueño cumplido, cada jugador tiene su carácter, pero al final es lo que se demuestra en el campo", señaló sobre su roce con el capitán Chiellini, el monumento que debutó con Italia hace 17 años.

- '¡Qué hacemos aquí!' -

Tras ganar 2-1 a la Azzurra y clasificarse para la final de la Liga de Naciones, la selección española se entrenó este jueves en Interello, las instalaciones de las categorías inferiores del Inter, en las afueras de Milán.

Tras la sesión, un coqueto campo de fútbol siete se convirtió en centro de prensa. Una de las atracciones fue Yéremy, que entró en la segunda parte el miércoles, tomando la alternativa junto a Gavi, titular a los 17 años y que se convirtió en el más joven de la historia en jugar con la Roja.

"Madre mía, ¡qué hacemos aquí!", desveló este jueves Yéremy sobre lo que comentó con Gavi cuando se cruzaron en la concentración.

Con Italia reducida a diez por la expulsión de Leonardo Bonucci al final de la primera parte, el seleccionador Luis Enrique dio entrada a Yéremy en el minuto 63 en sustitución de Ferran Torres, autor de los dos goles.

El jugador canario se tiró a la banda derecha y se convirtió en una pesadilla para la sufrida zaga local. Fino en el regate, con pierna fuerte en defensa y sin complejos a la hora de encararse con sus rivales en un partido de altas pulsaciones.

En la recta final participó en la cadena de errores tras un córner que supuso el tanto italiano, lo que provocó un cuarto de hora final de infarto.

"Todos en el vestuario me felicitaron. Pero quise pedir disculpas por el gol, sentí que fue fallo mío", dijo ante la prensa.

Yéremy, que el 14 de este mes se examina del examen de conducir, debutó con el Villarreal hace apenas un año, convirtiéndose rápidamente en el ojito derecho del técnico Unai Emery, clave en el título logrado por el club en la Europa League.

El futbolista muestra un gran agradecimiento al club que le captó en Las Palmas cuando era un niño: "Es mi casa, me lo ha dado todo".

- La tradición canaria -

Tras pasar por la residencia de la entidad, ahora vive en un piso compartido con un amigo. Su padre le sigue los pasos de cerca, mientras que su madre continúa en Canarias trabajando de limpiadora.

Una de las camisetas de su debut se la quedó su padre, presente en Milán, mientras que la otra se la firmaron todos los compañeros.

El futbolista, que idolatra a Cristiano Ronaldo, es la última perla de un fútbol canario que siempre nutre a la selección. Yéremy sigue los pasos de Juan Carlos Valerón, Pedro Rodríguez, David Silva y Pedri.

"No sé lo que pasa allí, será por el buen tiempo. Con Pedri -también de 18 años y baja en la selección por lesión- solo coincidí una vez, en el Mundial sub-17, pero los canarios intentamos arroparnos unos a otros. Mantenemos buena amistad", explicó.

A poco más de un año para el Mundial de Catar-2022, el futbolista está obligado a soñar: "Tengo que seguir trabajando en mi club, conseguir buenos números y luego si Dios quiere...".

pm/gh

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente