Xi Jinping celebra el avance "irreversible" de China en centenario del Partido Comunista

·4 min de lectura

El presidente Xi Jinping celebró triunfalmente este jueves el ascenso "irreversible" de China, otrora colonizada y ahora convertida en una potencia mundial, en un discurso con motivo del centenario del Partido Comunista en el poder y dirigido de manera indirecta a Occidente.

"¡El tiempo en el que el pueblo chino podía ser pisoteado, en el que sufría y era oprimido ha terminado para siempre!", dijo Xi desde la Puerta de Tiananmen, desde donde su lejano predecesor Mao Tse-tung proclamó la República Popular en 1949.

Tras hacer referencia a las guerras del Opio, el colonialismo occidental y a la invasión japonesa (1931-1945), Xi Jinping alabó al Partido Comunista Chino (PCC) por mejorar el nivel de vida y restablecer el orgullo nacional.

"El pueblo chino se ha levantado", afirmó frente a una multitud de jóvenes y de miembros del partido congregados en plaza Tiananmen, ensalzando la salida de la pobreza de cientos de millones de chinos en unas décadas.

"El gran renacimiento de la nación china ha entrado en un proceso histórico irreversible", se congratuló, transmitiendo así una señal a Washington, que suele describir a Pekín como un rival político y económico.

Fundado por un puñado de militantes en julio de 1921 en una Shanghái todavía dividida en concesiones extranjeras, el PCC dirige la segunda potencia mundial y tiene la firme intención de seguir imponiéndose a nivel internacional.

El jueves por la mañana resonaron en Pekín 100 disparos de cañón para conmemorar el centenario. La patrulla acrobática del ejército del aire, compuesta por aviones de combate, sobrevoló la plaza de Tiananmen, dibujando en el cielo haces rojos, amarillos y azules.

Algunos helicópteros formaron en el cielo el número "100" y otros llevaban la bandera del partido, con la hoz y el martillo amarillos sobre fondo rojo.

Muchos chinos fotografiaban con sus teléfonos el espectáculo aéreo.

- "Todo va mejor" -

"Es gracias al partido si tenemos una sociedad como esta y si (el país) ha podido desarrollarse rápidamente. Tenemos que darle las gracias", comentó Li Luhao, un estudiante de 19 años, en la plaza Tiananmen.

"Cuando era pequeño, había cortes de corriente todas las noches", declaró Wang, un habitante de Pekín. "Comida, ropa, educación, transporte ... Hoy todo va mejor", enumera, atribuyéndoselo al PCC.

El centenario del PCC motivó desde hace meses una intensa campaña de propaganda, que culminó el lunes con un gran espectáculo al estilo norcoreano en el estadio olímpico de Pekín, con referencias a la revolución china o la gestión de la epidemia del covid-19.

Los medios de comunicación chinos atribuyen el éxito en el control de la epidemia al sistema autoritario en vigor, y lo contraponen al caos epidémico de las democracias occidentales.

Pocas voces cuestionan el balance del régimen, que ha aumentado la represión de la disidencia bajo el mandato de Xi Jinping, a la cabeza del partido, y por lo tanto del país, desde finales de 2012.

"El aniversario es una forma de celebrar el hecho de que China se libró del destino de los partidos comunistas de Europa del Este y de la Unión Soviética, que se derrumbaron después de la Guerra Fría", afirma Wu Qiang, antiguo profesor de ciencias políticas de la prestigiosa universidad Tsinghua de Pekín, destituido en 2015 tras apoyar la protesta en Hong Kong.

El PCC "busca vincular su supervivencia a la de China y del pueblo chino", considera.

- "Imagen deteriorada" -

Como cabía esperar, las decenas de millones de muertes de las campañas económicas y políticas de Mao, desde el Gran Salto Adelante (1958) hasta la Revolución cultural (1966), no figuran entre los temas abordados cuando el partido cumple 100 años.

Con un crecimiento exponencial en los últimos 40 años, el PCC puede estar orgulloso de haber sacado al país del subdesarrollo. Pero los dirigentes chinos se enfrentan a la desaceleración económica mundial, los desafíos climáticos y al envejecimiento de su población.

A nivel internacional, entre el covid-19, la represión de los musulmanes en Xinjiang (noroeste) y las amenazas contra Taiwán, la imagen de China ha caído en los últimos dos años a su nivel más bajo en la mayoría de los países occidentales, según un estudio publicado el miércoles por el centro de investigación estadounidense Pew.

Las celebraciones del centenario llegan justo un año después de que Pekín impusiera una ley de seguridad nacional en Hong Kong que redujo considerablemente la oposición política en la antigua colonia británica.

La semana pasada, el principal órgano prodemocracia de Hong Kong, el periódico Apple Daily, se vio obligado a cerrar después de que le congelaran los activos.

El jueves también se cumplen 24 años desde la devolución del territorio a China, una fecha que suele ser motivo de manifestaciones contra Pekín.

La policía de Hong Kong ha prohibido este año las concentraciones en nombre del covid-19. Ha movilizado a 10.000 efectivos para hacer respetar la prohibición, según la prensa local.

"Que el PCC se vaya al infierno", declaró a la AFP un hongkonés llamado Ken. "Todo lo que está bien, lo destruye".

bar-lxc-ehl-sbr-tjx/ob/erl/lda

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente