Así puede un sencillo juego desde tu casa salvar a la morsa de su extinción

·5 min de lectura
Grupo de morsas descansando sobre un iceberg. (Crédito imagen Geohive / WWF / Walrus from Space)
Grupo de morsas descansando sobre un iceberg. (Crédito imagen Geohive / WWF / Walrus from Space)

A finales de los 90 emprendí un proyecto apasionante, buscar vida extraterrestre desde mi casa. No estaba solo claro, había millones de voluntarios más en todo el planeta, y bueno… básicamente yo no hacía nada, solo prestaba tiempo de cálculo de mi ordenador cuando yo lo usaba. En esos momentos, saltaba una especie de salvapantallas diseñado por la Universidad de Berkeley, y mi PC se ponía a revisar frecuencias llegadas de todos los rincones de la galaxia, tomados desde el hoy desaparecido radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico.

Ni mi ordenador ni el de ninguno de los múltiples amigos “frikis” que conocí en el proyecto SETI@home encontró nunca una señal producida por ET, pero lo cierto es que aquello sirvió para que muchos descubriéramos que no hacía falta ser un científico para ayudar a hacer ciencia, y que los voluntarios también teníamos nuestra oportunidad de ser útiles.

Desde aquel lejano 1999 hasta hoy, ha habido multitud de proyectos científicos abiertos al voluntariado. En algunos casos uno puede poner su granito colaborando con la financiación para lo cual existen múltiples páginas de crowdfunding. En otros casos se puede colaborar activamente, vistiéndose por ejemplo de buzo y sumergiéndose en busca de poblaciones de caballitos de mar en el maltrecho Mar Menor (como propone la Asociación Hippocampus ).

Y si eres de los que ni quieres pagar dinero, ni trabajar físicamente (porque lo tuyo es quedarte tranquilamente en casa delante del ordenador) hoy estás de enhorabuena. Te vamos a ofrecer la oportunidad de ayudar a salvar de la extinción a una criatura icónica con un sencillo gesto. Hablamos de salvar a la morsa atlántica (Odobenus rosmarus rosmarus), una subespecie de la cual solo quedan unos 22.500 ejemplares vivos en las aguas y costas del ártico.

Por desgracia, el cambio climático parece estar poniendo en apuros a estos simpáticos gigantes famosos por sus bigotes y largos colmillos. La ausencia de hielo flotante, cada vez más escaso, les obliga a buscar las costas rocosas de Rusia, Noruega, Groenlandia o Canadá para descansar. Esto las aleja más de sus lugares de alimentación, lo que a su vez les obliga a un mayor gasto energético para alcanzar su comida.

Además, las aguas del Ártico se están acidificando a medida que absorben CO2, lo que dificulta que los moluscos bivalvos (la principal fuente de alimentación de las morsas) construyan los caparazones con los que se protegen de sus depredadores.

Y por si fuera poco, la desaparición de los hielos está propiciando la apertura de nuevas rutas comerciales marítimas que pasan por los lugares donde hasta hace poco, las morsas vivían en paz. ¿Resultado? Con tanta desgracia afectando a estos mamíferos merinos, es probable que el número de ejemplares vivos antes mencionado sea en realidad bastante menor.

¿Cómo saber cuántas quedan? Ahí es donde entra en juego el auténtico detective de morsas que llevas en tu interior, ya que el proyecto “Walrus from Space” de la organización conservacionista WWF, te va a permitir rastrear la presencia de estos pinípideos sin molestarles lo más mínimo, para lo cual simplemente tendrás que analizar imágenes de su hábitat natural, tomadas desde el espacio a lo largo de estos últimos cinco años.

Una de las fotos para detectar morsas
Una de las fotos para detectar morsas

Puedes entrar aquí para entrar en la página del proyecto y empezar a buscar morsas

Registrarse es muy sencillo, aunque la página está en inglés. Simplemente tienes que seleccionar un nombre de usuario, poner tu dirección de correo y una contraseña. Inmediatamente te llegará un mensaje a la bandeja de entrada para activar la cuenta. A partir de ahí, te encontrarás aprendiendo la técnica del avistado espacial de morsa mediante un entretenido tutorial. Gracias a él aprenderás a reconocer la silueta de las morsas y a no confundirlas con barriles oxidados. Practicarás la manipulación de imágenes ajustando brillo y contraste, y a hacer zoom sobre las zonas interesantes, al tiempo que ayudas a los investigadores a descartar imágenes que no contienen información útil (una tarea que les roba innumerables horas de trabajo). 

En cuestión de minutos comienza el verdadero “trabajo” de campo. Las imágenes se sucederán una tras otra y tu ojo entrenado deberá aprender a detectar agrupaciones de morsas primero, y a contar el número de ejemplares después. A medida que avances te darás cuenta de la dificultad que para los científicos supone barrer tantas decenas de miles de imágenes satelitales de las costas árticas en busca de grupos de morsa. Por hablarte de mi propia experiencia, en algo más de media hora analicé 300 imágenes y solo en una de ellas encontré a un grupo de estos amenazados mamíferos marinos.

Una de las fotos para detectar morsas
Una de las fotos para detectar morsas

Podéis imaginar mi alegría cuando llegué a esa foto. Consuela mucho saber que aún están ahí, esperando a que alguien las cuente y analice los efectos que el cambio climático está teniendo en sus poblaciones. Puede parecer baladí, pero este pequeño gesto por parte de los voluntarios ayuda a los biólogos a detectar qué clase de terrenos frecuentan las morsas a medida que desparece el hielo, al tiempo que actualizan el censo de ejemplares.

Reconocimiento de la aplicación por haber visionado 300 imágenes, solo en una de ellas divisé morsas. (Crédito imagen: Walrus from Space).
Reconocimiento de la aplicación por haber visionado 300 imágenes, solo en una de ellas divisé morsas. (Crédito imagen: Walrus from Space).

¿No me digas que no puedes dedicarle media hora? Pásate por Walrus from Space | WWFla web del proyecto y únete al creciente grupo de admiradores de la morsa atlántica.

Así te explican cómo diferenciar morsas de otros objetos por satélite
Así te explican cómo diferenciar morsas de otros objetos por satélite

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente