Wintermute, un nuevo atraco de criptodivisas por USD 160 millones (y otros grandes robos)

El fundador y CEO de la firma de comercio de criptomonedas Wintermute, con sede en Londres, reveló a través de su cuenta de Twitter que piratas informáticos robaron alrededor de 90 activos digitales de la plataforma por valor unos 160 millones de dólares. No es el único robo reciente en este tipo.

Wintermute se autodenomina "uno de los jugadores más grandes" en los criptomercados globales. Dice que administra "cientos de millones" en activos y comercializa más de 5.000 millones de dólares por día. Su fundador y CEO, Evgeny Gaevoy, se hace llamar “wishful cynic” (cínico esperanzado) en su cuenta de Twitter de poco menos de 20.000 seguidores.

Con sede en Londres, esta empresa de comercio de criptomonedas protagoniza el más reciente atraco cibernético en una industria plagada de esta clase de delitos. Gaevoy reveló en un trino que “hemos sido pirateados por alrededor de 160 millones de dólares en nuestras operaciones DeFi. Las operaciones de Cefi y OTC no se ven afectadas”.

Las aplicaciones DeFi son plataformas que facilitan los préstamos denominados en criptomonedas fuera de la banca tradicional, utilizando algoritmos que establecen tarifas en tiempo real en función de la oferta y la demanda.

La empresa sigue siendo solvente después del ataque, agregó su dueño en el hilo de Twitter: “Si usted tiene dinero en Wintermute, nuevamente, somos solventes, pero si se siente más seguro recuperando su inversión, podemos hacerlo absolutamente”.

No es la primera ni la única plataforma de criptodivisas “hackeada”

Los softwares de finanzas descentralizadas, cuyo objetivo es proporcionar servicios financieros basados ​​en criptomonedas sin los guardianes tradicionales como los bancos o autoridades estatales, han sido blanco de numerosos atracos en los últimos años por ser un sector poco regulado.

De los millones de dólares que han desaparecido de las plataformas poco se ha dicho oficialmente, aunque la firma de análisis CipherTrace hace un seguimiento minucioso. Uno de sus más recientes informes habla destaca que, para todo 2020, las pérdidas en el sector de las criptomonedas a través del fraude y el crimen fueron de 1.900 millones de dólares.

Y, aunque muchos de estos ciber-robos no salen a la luz, basta con mencionar algunos de los que se ha tenido noticia.

Hace apenas dos semanas, la firma de criptointeligencia Chainalysis reveló que Estados Unidos incautó más de 30 millones de dólares en criptomonedas del popular juego en línea Axie Infinity que habían sido robados por piratas informáticos identificados como Lazarus y vinculados a Corea del Norte.

En marzo de 2022, piratas informáticos ya habían robado criptomonedas por valor de casi 615 millones de dólares de un proyecto de “blockchain” (la tecnología que usan en estas transacciones) también relacionado con Axie Infinity.

Ronin es una red de “blockhain” que permite a los usuarios transferir criptomonedas en este, que es uno de los juegos en línea más populares del mundo. Sus productos incluyen una billetera digital para almacenar criptografía y un "puente" que permite a los usuarios mover fondos dentro y fuera del juego. Aquí es donde se robaron las criptomonedas.

Apenas un mes antes, en febrero de 2022, Jump Trading dijo haber restaurado rápidamente más de 320 millones de dólares a su criptoplataforma Wormhole después de que el sitio fuera golpeado con uno de los robos criptográficos más grandes.

A finales de 2018, la firma japonesa de criptomonedas Tech Bureau Corp reveló que había sufrido un robo de unos 51 millones de euros en divisas digitales, meses después de otro atraco de 530 millones de dólares en divisas digitales de la plataforma de criptomonedas con sede en Tokio Coincheck Inc., uno de los casos más sonados.

Con Reuters y EFE