Wim Hof y los peligros de creerse un superhéroe

Wim Hof, el hombre de hielo
Wim Hof, el hombre de hielo

Wim Hof es un carismático holandés que, bajo el apodo de “hombre de hielo” se ha hecho muy popular por su resistencia al frío. Sus marcas incluyen varios records Guinness de permanencia bajo el hielo o hazañas tan rocambolescas como escalar montañas descalzo y ataviado solamente con un pantalón corto.

Si solo nos atenemos a estos datos, Wim Hof sería simplemente un tipo con un gran físico, una buena preparación y entrenamiento que le permiten aguantar el frío mucho más de lo que cualquiera de nosotros estaría dispuesto a soportar.

El problema llega cuando una persona así, no solo hace gala de sus aptitudes físicas, sino que también comercializa un método para alcanzar la salud, y hasta la felicidad, mediante algunas afirmaciones ridículas y peligrosas. Y más peligroso aún cuando algunos periodistas le siguen el juego y hacen propaganda a métodos y proposiciones que pueden llegar a poner en peligro la vida de quien los practica.

Un ejemplo de estos artículos poco rigurosos lo encontramos en El Confidencial que, hace tan solo unos días, ha publicitado este peligroso método Win Hof, sin informarse adecuadamente y sin poner en duda ninguna de las ridículas afirmaciones que este hombre de hielo lanza a diestro y siniestro.

Wim Hof tumbado sobre el hielo
Wim Hof tumbado sobre el hielo

Win Hof afirma que sus habilidades físicas le convierten en casi un superhéroe con capacidades increíbles como “¡controlar a voluntad su sistema inmune o incluso sus hormonas!”. El método consiste básicamente en exponerse al frío, seguir unas pautas de respiración, adoptar algunas posturas como “la flor de loto”, y por supuesto desembolsar dinero a través de su página web.

Contactamos con Juan Ignacio Pérez, Catedrático de fisiología en la Universidad del País Vasco y sus primeras impresiones sobre Hof son: “me resulta muy difícil de creer. Es cierto que, con entrenamiento, se consiguen cosas increíbles. El récord de maratón (que son 42 kilómetros) está cerca de dos horas, hay personas capaces de permanecer sin respirar bajo el agua más de 20 minutos… sin embargo, estas capacidades están muy bien documentadas y registradas. En el caso de Iceman apenas sabemos nada de los métodos que se han utilizado para registrar sus capacidades”.

En el vídeo comprobamos que Hof apenas tiene fuerzas para salir después de nadar poco más de un minuto, y sin embargo, afirma que puede estar hasta dos horas sumergido en hielo sin que su organismo lo note en absoluto. Y lo que es aún más peligroso: en su método recomienda la exposición al frío para conseguir un estilo de vida más saludable.

“Todo lo que dice este hombre hay mucha fabulación, mucha película. En su discurso hay muy poco fundamento científico. Me parece que hacerle caso entraña mucho peligro. No sé los años que llevará entrenando, pero me parece una temeridad recomendar esas prácticas a todo el mundo. Las posibilidades físicas de permanecer durante mucho tiempo a baja temperatura son muy limitadas porque no se puede evitar perder calor, y si estás perdiendo calor hay un momento en el que tu propio metabolismo no es capaz de reponerlo… la temperatura de tu cuerpo puede descender a niveles muy peligrosos que pueden dar lugar a una hipotermia”.

En otro artículo publicado recientemente, con mucho más rigor y prudencia, la popular web Discover Magazine recalca literalmente lo siguiente: Descargo de responsabilidad: “Ni Discover Magazine ni ninguno de los investigadores entrevistados respaldan el método de Wim Hof. Si elige seguir los protocolos de respiración, lo hace bajo su propio riesgo”.

Wim Hof durante una de sus actuaciones públicas
Wim Hof durante una de sus actuaciones públicas

Pero Wim Hof no solo puede aguantar durante mucho tiempo bajo aguas frías o enterrado en hielo, también es capaz de lanzar todo tipo de proclamas pseudocientíficas con poca o ninguna evidencia científica. Por ejemplo, Hof presume de ser capaz de “controlar su propio sistema inmune o su sistema hormonal”, una afirmación del todo absurda.

“Eso no solo es falso sino que sirve para señalar una gran incultura y desconocimiento de los principios fisiológicos más elementales”, explica el catedrático Juan Ignacio Pérez. “Para empezar: ¿Qué es dominar el sistema inmune a voluntad? El sistema inmunitario funciona a nivel celular ¿Cómo controlas los leucocitos o las células NK de manera voluntaria? Me parece que esa afirmación no tiene ni pies ni cabeza”.

Wim Hof dando una conferencia
Wim Hof dando una conferencia

Una de las máximas que a menudo olvidamos en periodismo es la célebre frase del filósofo David Hume: “Afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias”. Si buscas en Pubmed, el repositorio más amplio de publicaciones científicas serias, el nombre de Wim Hof no aparece por ningún lado. ¿Quién controla sus afirmaciones?, ¿Qué controles científicos se han seguido en su método presuntamente infalible? ¿Por qué no existe ningún artículo científico donde se analice con seriedad este método?

Wim Hof es un gran atleta y sus capacidades sin duda sobresalen de la media de la gente corriente, sin embargo el peligro llega cuando alguien como él adquiere cierta celebridad y entonces llega la parte comercial creando un método (de pago, por supuesto) para todo el mundo. Afirmar que si otras personas hacen las mismas locuras que a ti te salen bien y que de esta manera pueden conseguir felicidad o salud, es una receta explosiva que solo consigue poner en peligro la vida de cualquiera que siga sus consejos.