Whisky para aliviar el resfriado: la verdad detrás de un remedio ancestral

·4 min de lectura

Quizás los antiguos irlandeses no se equivocaron. Según el Diccionario de la Real Academia Española, la palabra “whisky” viene del gaélico “uisce beatha” que significa agua de vida. Quizás es que se sentían con el alma alegre en el cuerpo cada vez que tomaban el elixir, o tal vez le pusieron nombre cuando pensaron que morirían del malestar por un catarro y sobrevivieron por beberlo.

El hecho es que su consumo trascendió y aunque no está demostrado científicamente que ayuda a aliviar los síntomas de un resfriado, desde tiempos ancestrales se usa el líquido dorado no solo para brindar en celebraciones sino como remedio de abuela para mejorar la sensación de congestión durante una gripe.

Preparing homemade camomile hot toddy
Preparing homemade camomile hot toddy

No son pocas las culturas que recurren al disfrute de una taza de ponche caliente preparado con whisky, miel y limón para reconfortar el cuerpo, solo que la receta cambia el ingrediente alcohólico según la ubicación geográfica. Para los colombianos, resulta útil el aguardiente; para venezolanos y dominicanos, el ron es el adecuado; pero el más universal es el whisky, cuya fama curativa se ha extendido alrededor del mundo, o por lo menos el occidental.

¿Realmente funciona?

Aunque no es una medicina, el ponche caliente con whisky, también llamado “Hot Toddy”, reconforta y alivia los síntomas, o por lo menos eso aseguran miles de artículos en Internet. La razón no es tan complicada.

En primer lugar hay que aclarar que bajo ninguna circunstancia las bebidas alcohólicas pueden considerarse medicamentos y aunque muchas medicinas -como jarabes para la tos- tienen entre sus componentes alcohol, no podemos o no debemos consumir bebidas alcohólicas indiscriminadamente. Además, mezclar alcohol con medicamentos puede ser muy contraproducente, así como automedicarse.

Luego, es conveniente tener claro que estos brebajes suelen tener otros ingredientes además del whisky. Por ejemplo, en un artículo de Mic, desglosan una de las recetas más básicas para analizar sus efectos sobre los síntomas de un resfriado. Esta consiste en la mezcla de dos cucharadas de bourbon, una cucharada de miel, dos cucharaditas de jugo de limón y una taza de agua hirviendo. Según afirman en el texto, este preparado ayuda a conciliar el sueño, calmar la garganta irritada y descongestiona la nariz.

El doctor William Schaffner, jefe de medicina preventiva del Centro medico de la Universidad de Vanderbilt, citado en una nota de la revista GQ, explica que el whisky -y otras bebidas alcohólicas- no curan la gripe, pero puede minimizar los síntomas porque "el alcohol dilata los vasos sanguíneos un poco, y eso hace que sea más fácil para las membranas mucosas lidiar con la infección”.

Hand holding whiskey glass at warm fireplace
Hand holding whiskey glass at warm fireplace

En contraste, el doctor colombiano Yesid Sabogal citado por Vice es contundente al afirmar que el aguardiente es una bebida fermentada que en ningún momento va a ayudar a mejorar un proceso viral como la gripe. “No sirve para curarla, eso es totalmente falso y no tiene ningún fundamento ni farmacológico ni fisiopatológico”.

Asimismo, se ha demostrado que si bien el alcohol propicia el sueño, no favorece el descanso. Así lo afirma una nota en El País que hace referencia a un estudio publicado en la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research que arrojó que al analizar las ondas cerebrales estas se comportan como las de alguien que sufre de dolor crónico, por lo cual el descanso no es adecuado.

El hecho, que hasta ahora sí es definitivamente cierto, es que al tomar estas bebidas humeantes sí podremos respirar mejor durante un rato, y aliviar los síntomas del catarro, pero lo recomendable es no tomar más de un ponche con whisky al día o en todo caso tomarlo sin el alcohol, porque los demás ingredientes hacen el trabajo con eficiencia.

En el artículo de Mic afirman que según muchas investigaciones, beber líquidos calientes disminuye la congestión, porque inhalamos el vapor que emanan. De hecho, es lo mismo que ocurre con las sopas de pollo, las infusiones y la limonada caliente.

A glass cup of tea with lemon, mint, ginger and honey on wooden rustic table.
A glass cup of tea with lemon, mint, ginger and honey on wooden rustic table.

Por otra parte la miel, siempre presente en los ponches calientes, es rica en antioxidantes lo que contribuye a combatir la inflamación y según el reportaje mencionado reduce la frecuencia de la tos, así que dos cucharaditas no solo proporcionan un sabor dulce que levanta el ánimo sino también beneficios para mejorar el malestar.

Finalmente el limón, que aunque no está demostrado que sirva para tratar eficazmente los resfriados, aporta vitamina C al organismo.

De esta manera, podría estar bien tomarse el ponche caliente con moderación, pero para tal vez sea buena idea prepararlo sin alcohol para evitar nuevas visitas al médico por otras causas. Así una versión muy conocida es la mezcla de una taza de agua hirviendo, una cucharada de miel, el zumo de medio limón, y una rama de canela. El vapor y el calor ayudarán con la descongestión.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Por qué no aconsejan tomar jarabe para la tos si sospechas que tienes covid-19

Los enormes beneficios del té verde para tu rostro (y cómo sacarle el máximo provecho)

Los superpoderes de la manzanilla: propiedades que te embellecen por dentro y por fuera

EN VIDEO: ¿Cómo saber si tienes covid-19, gripe o un resfriado?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente