El 'Washington Post' cae rendido ante un parque de una ciudad española: "Maravilla tras maravilla"

Redacción ElHuffPost

El prestigioso diario estadounidense The Washington Post ha dedicado un extenso artículo al Parque del Retiro de Madrid, donde dice que se puede contemplar “maravilla tras maravilla”.

En el artículo, Samantha Karlin señala que este espacio de la capital es a la vez refugio, parque infantil, centro de observación de personas y lugar de entretenimiento. Lo califica de “corazón palpitante de Madrid”, pero también como “refugio verde para turistas y lugareños en el centro de la ciudad”.

La autora destaca que la ubicación del parque es tan buena que hasta las tropas de Napoleón establecieron allí su cartel general. 

Karlin subraya que en El Retiro se pueden encontrar cientos de especies de árboles, plantas y flores, monumentos de mármoles, un plácido estanque y espectaculares jardines de rosas. 

“En Madrid, una ciudad sin una costa o un río rugiente, es el lugar más atractivo para experimentar la naturaleza, mucho más que las vastas extensiones de Casa Campo, los antiguos terrenos de caza ubicados en las afueras del Palacio Real”, dice el Washington Post. 

La autora destaca que, además, junto al parque están algunas de las principales atracciones turísticas de Madrid como el Museo del Prado, la Puerta de Alcalá o el Museo Thyssen-Bornemisza.

“Cada persona viene al parque buscando algo diferente. Los lugareños vienen en busca de contemplación pacífica durante sus siestas a la hora del almuerzo; un lugar verde para correr o hacer rebotar una pelota de fútbol lejos del tráfico de la ciudad”, explica. 

“Para los turistas, es un lugar para imaginar a los nobles y mujeres que alguna vez frecuentaron los jardines o para disfrutar de una exhibición de arte en el Palacio Velázquez”, continúa. 

Karlin enumera los elementos que más le llamaron la atención de El Retiro: pavos reales “que están por todas partes”, los restos de una iglesia románica del siglo XI, La casa de las fieras, un antiguo zoo, y los Jardines de...

Sigue leyendo en El HuffPost