VW, Toyota prometen miles de millones para destronar a Elon Musk

·6 min de lectura

(Bloomberg) -- La lucha épica sobre quién controla el futuro de la industria automotriz está a punto de ponerse mucho más interesante.

Most Read from Bloomberg

Tesla Inc., la empresa pionera que marca la tendencia, ha dominado las primeras rondas de la era de la nueva energía, capturando la imaginación de los inversionistas con una visión de cómo será la próxima generación de vehículos y aprovechando el mercado naciente de automóviles totalmente eléctricos.

En la otra esquina del cuadrilátero hay gigantes de escala: Volkswagen AG y Toyota Motor Corp. Los dos fabricantes automotriz más grandes del mundo —cada uno vendió aproximadamente 10 u 11 autos por cada uno que Elon Musk vendió el año pasado— se dan cuenta de que la era del vehículo con baterías llegó y tratan de descubrir cómo mantenerse en la cima.

Con cinco días de diferencia el mes pasado, estos maestros de la producción en masa trazaron planes para un gran gasto de US$170.000 millones en los próximos años para preservar su posición en una industria que han dominado durante décadas.

Los altos ejecutivos son muy conscientes de que la transición del motor de combustión interna no será ordenada. La cosa podría ponerse fea, algo parecido a cuando Apple Inc. entró en el mercado de la telefonía móvil y superó a Nokia Oyj, que alguna vez fue dominante.

Después de un año de crecimiento destacado durante el cual Tesla se convirtió, de lejos, en el fabricante automotriz más valioso de todos los tiempos, la pregunta del billón de dólares es si las ventajas de Musk de cara a la próxima generación de fabricación de automóviles son tan insuperables como sugiere la capitalización de mercado de su empresa.

“Cuando las dos mayores empresas de automóviles del mundo deciden apostar por la electricidad, ya no se trata de especulaciones: la corriente principal se está volviendo eléctrica”, dijo Andy Palmer, exdirector de Aston Martin y exejecutivo de Nissan Motor Co., a menudo llamado “el padrino de los vehículos eléctricos” después de haber sido fundamental en el desarrollo del Leaf del fabricante automotriz japonés, que funciona con baterías. “Espero que el cambio a la electricidad sea más rápido de lo que todos esperan”.

El gigante que lucha a capa y espada para enfrentarse a Musk es VW, que ha crecido durante 84 años hasta convertirse en un grupo de una docena de marcas, con unas 120 ubicaciones en todo el mundo y empleador de más 671.000 personas. VW Group genera aproximadamente US$280.000 millones al año.

Cada año que el director ejecutivo, Herbert Diess, ha estado al mando, VW ha anunciado presupuestos inigualables para la electrificación. El 9 de diciembre, entregó su mayor plan hasta el momento, asignando 89.000 millones de euros (US$100.000 millones) al desarrollo de vehículos eléctricos y software durante los próximos cinco años.

Diess usa constantemente a Musk como una vara de medición, tanto que ha reconocido que molesta a algunos dentro de VW. En octubre, dio la bienvenida a Musk como invitado sorpresa en una conferencia ejecutiva con 200 de los principales gerentes del fabricante automotriz.

En los primeros 10 meses de 2021, VW había entregado alrededor de 322.000 vehículos totalmente eléctricos, poco más de la mitad de su objetivo de ventas de 600.000.

VW también ha obtenido resultados sólidos con sus modelos de vehículos eléctricos de alto valor dentro del grupo. El Taycan, por ejemplo, vendería más que el deportivo icónico 911. Más autos Porsche eléctricos están en camino, y se espera que la marca presente una versión totalmente eléctrica de su popular SUV Macan el próximo año.

Mostraron el posicionamiento de larga data de Toyota para el futuro hace un par de meses en una pista de carreras en las colinas del oeste de Japón. Si bien la compañía llevó su SUV eléctrico bZ4X a batería, el automóvil que Akio Toyoda usó para dar vueltas por el circuito fue un Corolla Sport H2 Concept equipado con un motor de hidrógeno.

“Ya que nos dirigimos hacia la incertidumbre, lo que necesitamos son soluciones diversas”, dijo el nieto del fundador de Toyota durante una conferencia de prensa el 13 de noviembre. “No queremos atarnos a una sola opción”.

La diversidad es una cosa; estar ausente es otra. El pionero del sistema de propulsión híbrido conocido por el Prius admitió que llegó “un poco tarde” a los modelos totalmente eléctricos, y eso fue hace cuatro años. El primer vehículo eléctrico global de mercado masivo de Toyota no debutará hasta mediados de este año.

Pero semanas después de dar vueltas en un auto de hidrógeno, Toyoda presentó una serie de productos futuros. Cuando se desveló el primer telón en una rueda de prensa en una isla artificial en la bahía de Tokio, lo flanqueaban cinco vehículos eléctricos.

Toyoda dio un breve discurso de venta para cada vehículo, luego levantó las palmas de las manos hacia el cielo antes de que otra cortina revelara 11 modelos más de batería eléctrica. “Bienvenidos a nuestra sala de exhibición del futuro”, dijo, anunciando planes para el lanzamiento de 30 vehículos eléctricos para fines de la década.

De los 8 billones de yenes (US$70.000 millones) que Toyota dedica a la electrificación en ese lapso, la mitad se destinará a modelos totalmente eléctricos. El fabricante tiene como objetivo vender 3,5 millones de vehículos eléctricos al año para fines de la década, casi el doble de la meta establecida solo siete meses antes.

Toyota necesitó un poco de insistencia para llegar a este punto. Hubo comentarios cautelosos de ejecutivos que se oponen al entusiasmo general de la industria por los vehículos eléctricos, y algunos inversionistas y grupos ambientalistas criticaron al fabricante automotriz por demorarse. El verano pasado, Anders Schelde, director de inversiones de la firma de pensiones danesa AkademikerPension, que posee acciones de Toyota, dijo que no percibía las actitudes de la gerencia hacia los vehículos eléctricos como una estrategia ganadora a largo plazo.

Si bien el ataque a Toyota debe tomarse en serio, el comienzo que VW ha tenido con su impulso de VE muestra que la transición a la electricidad no será una cuestión de simplemente encender un interruptor.

Además, Tesla está haciendo lo suyo también. La empresa apenas cierra un año en el que entregó más de 936.000 vehículos —un alza de casi un 90% más—, y ya trazó una inversión de hasta 1.200 millones de yuanes (US$188 millones) en su planta de Shanghái que tiene dos años para actualizar los equipos y llevar la producción más allá de su capacidad declarada de 450.000 unidades al año. Agregará otros 4.000 trabajadores en la instalación, lo que elevará el total a unos 19.000.

Algunos prevén que Tesla será derrocada del trono de los autos eléctricos a medida que los nuevos participantes ingresan al mercado en crecimiento. IHS Markit proyecta que la participación de mercado de vehículos eléctricos de Tesla en Estados Unidos caerá al 20% para 2025, desde algo más del 50% actual.

Una fuerte inversión “pondrá a Toyota y Volkswagen en una mejor posición para competir con los especialistas en vehículos eléctricos”, dijo Anna-Marie Baisden, directora de investigación de automóviles en Fitch Solutions. “Hemos mantenido durante mucho tiempo la opinión de que los fabricantes automotriz más tradicionales tendrán ciertas ventajas sobre las nuevas empresas, como la escala, la experiencia en la fabricación y la lealtad a la marca”.

Nota Original:

Volkswagen, Toyota Pledge Billions in Bid to Dethrone Elon Musk

Most Read from Bloomberg Businessweek

©2022 Bloomberg L.P.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente