6 motivos para comenzar ya a proteger tu vida online con una VPN

·5 min de lectura
Las persona que utilizan la tecnología de red privada virtual (VPN) para crear un túnel cifrado a un servidor remoto en Internet y proteger la privacidad de sus datos o eludir la censura. (Getty Images).
Las persona que utilizan la tecnología de red privada virtual (VPN) para crear un túnel cifrado a un servidor remoto en Internet y proteger la privacidad de sus datos o eludir la censura. (Getty Images).

Fui la primera en dudar sobre la legalidad de las redes privadas virtuales, o VPN, como se les conoce popularmente por sus siglas en inglés.

¿Por qué tendría que usar un servicio que parece actuar de manera subrepticia para navegar en internet como si fuera un pirata virtual?

La respuesta a esta pregunta la ofrece el mismo blog del navegador Mozilla, que asegura que las VPN ayudan a tener una mayor privacidad cuando nos conectamos a una red pública y además ofrece una serie de beneficios importantes al conectarnos al W-Fi desde casa.

Mozilla se desnuda al preguntar a sus usuarios si sabían que su proveedor de servicios de internet, o ISP, puede rastrear absolutamente todo lo que haces cuando navegas en tu ordenador o tus dispositivos móviles.

En mi caso, Movistar, puede monitorear todos los sitios que visito y rastrear cuánto tiempo paso en ellos. Pero cuando uso mi VPN desde casa evito que la empresa telefónica me espíe al encriptar mi tráfico antes de que pueda verlo.

El uso de una VPN protegerá tus datos mientras está en otras redes, al ocultar data confidencial como tu historial de navegación, información bancaria y contraseñas.

Las VPNs no fuera tan necesarias si los proveedores de internet no insistieran en recopilar y vender tus hábitos de consumo a anunciantes incluso si está utilizando la función de navegación "privada".

Aquí te enumero seis motivos por los que uso a diario un servicio de VPN:

  • Cuidado con las redes compartidas: Cuando navegamos en una red compartida, cualquier otra persona de la red puede mirar tu actividad online, al igual que el ISP. Es posible que vivas en una residencia universitaria, un edificio de alquiler que ofrece el Wifi como incentivo a los residentes, o que trabajes a diario desde un coworking. Todas esas opciones son estupendas y te ahorran mucho dinero. Pero no tienes manera de saber si algunos de tus vecinos o colegas son ciberdelincuentes. Una VPN ofrece una protección adicional si usas una red compartida al cifrar la información del tráfico entre tu ordenador y tu proveedor. Así te aseguras que ningún merodeador pueda descifrar o modificar tus datos.

  • Bloquea a personas entrometidas: Otra opción es que compartas tu vivienda con otras personas y que, por razones de comodidad y dinero, también usen la mismo servicio de internet. Pero así como cierras la puerta de tu habitación para preservar tu intimidad, de la misma manera puedes usar una VPN para tener una capa adicional de encriptación y evitar cualquier intromisión de ‘roommates’ curiosos o malintencionados.

  • Protege tu oficina virtual: Quizás seas una de las millones de personas que transformó la sala de su casa en su oficina gracias al teletrabajo. Y aunque muchas veces resulta cómodo trabajar en shorts y franela, no debemos perder la formalidad a la hora de manejar datos confidenciales laborales. Por eso es prudente tomar medidas de seguridad informática para evitar exponer información o procesos sensibles de nuestra actividad profesional a los malhechores. Algunas empresas toman la iniciativa y ofrecen a sus empleados accesos remotos a sus VPN empresariales para que sean usadas por sus empleados antes de ingresar a los servidores de la compañía.

  • Resguarda tu vida de los gobiernos: Las proveedoras de internet juran por lo más sagrado que no venden tu información a terceras empresas ni a entes gubernamentales. Pero en la práctica, los gobiernos saben mucho más de ti de lo que crees. La revista Forbes recordó que fue Edward Snowden el que sacó a la luz que Verizon había vendido datos de sus usuarios a la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos, lo que causó tal indignación que impulsó la aprobación de varias legislaciones para limitar la vigilancia del gobierno a las actividades digitales de los ciudadanos. Así que si crees que tu gobierno pudiera llegar a espiarte, mejor usa una VPN para navegar.

  • Explora el mundo y accede a su contenido: No todos los motivos para usar una VPN están apegados a la seguridad. También lo puedes hacer para mantenerte informado y entretenerte al acceder a programas, periódicos digitales o podcast que están restringidos en tu zona geográfica. Hay que aclarar que usar una VPN para ver una serie que no tiene derechos de transmisión en tu país no es ilegal en la mayoría de los países, pero siempre es mejor revisar tu legislación local. En Rusia y China te puedes meter en graves aprietos si utilizas una VPN porque sus servicios de inteligencia necesitan saberlo todo sobre ti y la herramienta finge sobre tu verdadera ubicación para que parezca que estás navegando desde otro lugar.

  • Son fáciles de usar: No hay que ser un experto en informática para usar una VPN de manera eficiente. Pero debes tener cuidado al usar servicios gratuitos porque corres el riesgo que en tu afán por proteger tu privacidad, esas empresas vendan tus datos. Si deseas navegar tranquilo, mejor invierte en un servicio pago.

También te podría interesar:

VIDEO| Protección de datos personales: Trucos para mejorar tu seguridad en internet

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente