"No voy a esperar a que la lava me robe más": tensión entre los nuevos evacuados en La Palma

·5 min de lectura
Las autoridades han ordenado la evacuación de diversas zonas de Los Llanos de Aridane ante la previsión de avance de la colada de lava que discurre más al noroeste, y su proximidad a la zona límite del perímetro ya evacuado (Photo: Miguel Calero / EFE)
Las autoridades han ordenado la evacuación de diversas zonas de Los Llanos de Aridane ante la previsión de avance de la colada de lava que discurre más al noroeste, y su proximidad a la zona límite del perímetro ya evacuado (Photo: Miguel Calero / EFE)

La colada que ha obligado a evacuar a entre 700 y 800 personas este martes en Los Llanos de Aridane avanza lenta pero inexorablemente amenazando elementos urbanos. Los técnicos de la emergencia volcánica trabajan en la elaboración de un mapa de peligrosidad respecto al rumbo que podría tomar la lava. Mientras tanto, persiste la actividad sísmica en la isla, donde en las últimas horas se han contabilizado 20 seísmos.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha desplazado este miércoles a La Palma para participar en la reunión del comité director del Pevolca y transmitir un renovado mensaje de apoyo a la población. También les ha pedido paciencia a los palmeros, tras señalar que la actividad del volcán continúa y que no parece que vaya remitir en los próximos días.

Igualmente, Sánchez ha explicado que el Gobierno continúa trabajando con el resto de instituciones y organismos en la elaboración del plan de ayudas para que estas lleguen cuanto antes a los vecinos afectados por la erupción. El mandatario español ha hecho estas declaraciones tras visitar la oficina de atención a los perjudicados en Los Llanos de Aridane.

El temor a un nuevo Todoque

El cambio de dirección de la lava es el gran temor entre los expertos, pero también entre los vecinos que han tenido que abandonar sus hogares con un claro aviso. Tenían hasta la siete de la tarde para retirar lo imprescindible de sus casas.

Se trata de los habitantes del barrio de La Laguna, donde el temor a que se repitan las escenas de destrucción vividas en Todoque conforma los peores pensamientos de muchos. “Ya tuvimos que sufrir con la evacuación de Todoque y ver cómo el volcán se llevaba cientos de casas y fincas; ahora nos toca a nosotros”, explica Marcelino Hernández, presidente de la Asociación de Vecinos de La Laguna a EFE.

Como el resto de afectados en este núcleo, forma parte más de 6.200 personas que han sido desplazadas de sus viviendas por parte de la furia de la lava del volcán, según informó el director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende.

Hemos visto lo que ha hecho la lava con nuestros vecinos de Todoque y no voy a esperar a última horaManuel, un vecino del barrio de La Laguna (Los Llanos de Aridane)

Aunque la denominada colada norte del volcán se encuentra bastante lejos de esta zona, todos los habitantes de La Laguna se han puesto de manera inmediata a desalojar sus casas. “Hemos visto lo que ha hecho la lava con nuestros vecinos de Todoque y no voy a esperar a última hora”, señalaba Manuel, un vecino, mientras cargaba un colchón en una camioneta.

“Abajo en Todoque la colada se llevó mi finca de plátanos; estuve 32 años trabajando en Venezuela para tener algo aquí a mi regreso, y ahora lo he perdido; no voy a esperar a que ahora la lava me robe más”, sentencia. Días atrás La Laguna era el resguardo de los vecinos de Todoque. “No sé adónde iremos a parar a partir de las siete de la tarde, y tampoco dónde poner los perros”, confesaba con preocupación Valentín Ramos, mientras preparaba un pequeño remolque para transportar a sus mascotas.

Queremos salvar lo más que podamosRicardo Martín, uno de los propietarios de una ferretería en La Laguna

El miedo también se apoderaba de aquellos que tienen negocios y ven amenazado su medio de vida. Este era el caso de Ricardo Martín, copropietario de una ferretería que trasladaba el material. “Los colocamos en palets y los transportamos en camiones a diversas naves que nos han prestado. Queremos salvar lo más que podamos”, explicaba el empresario dejando que tiene claro que la colada llegará hasta allí y que perderán la nave industrial que tienen él y sus hermanos desde hace más de 25 años. El sustento económico de la familia.

Tres lenguas de lava

Como consecuencia de la ruptura del cono del volcán el pasado sábado ahora mismo hay una colada primigenia, que ha perdido fuelle y no tiene aporte lávico. Esta discurre por el norte de la montaña de Todoque con tres ramales, el que ha creado el delta lávico, el de El Charcón y el que se ha situado a unos 200 metros de la costa en el Cantil.

Hay una segunda colada que baja con más potencia, llevando la mayor parte del flujo lávico, y que discurre paralela a la anterior. Esa colada, que se está vigilando y monitorizando, está produciendo daños importantes al atravesar zonas de cultivos y residenciales con edificaciones que “se está llevando por delante” pero que, sin embargo, no preocupa en cuanto discurre por zonas ya evacuadas.

Después existe una tercera colada, de menor potencia que la anterior, que es la que discurre más al noroeste y ha cruzado de manera diagonal el polígono industrial del Callejón de la Gata en Los Llanos de Aridane y que amenaza elementos urbanos.

La superficie afectada por la lava supera ya las 612 hectáreas. Hasta ahora la erupción ha arrasado 169,44 hectáreas agrícolas, de las que 90,25 corresponden a plataneras, 9,43 a aguacates, 48,37 a viñedos y 21,39 a otros cultivos.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente