Vox aparca el cambio de la ley de armas que tanto daña a Estados Unidos

El líder del partido de extrema derecha Vox, Santiago Abascal, hace campaña para las elecciones generales españolas el 28 de abril de 2019 en Madrid

Si algo hemos aprendido de Vox tras el ciclo electoral que comenzó en Andalucía y acabó con las municipales y autonómicas de mayo es que el partido de extrema derecha hace bueno el refrán de 'perro ladrador, poco mordedor', y que una vez que han pasado los comicios ha rebajado sensiblemente sus exigencias y ocurrencias. En algunos casos, por suerte para todos los españoles. Como es el asunto de la tenencia de armas.

Este fin de semana ha quedado de manifiesto Europa, y más particularmente España, está libre de la lacra de los tiroteos indiscriminados que afectan a Estados Unidos. Los dos casos de los últimos días en Dayton y El Paso vienen a engrosar una lista terriblemente larga.

En los 217 días de 2019 que llevamos a día de hoy, en Estados Unidos se han registrado ya 249 tiroteos. El siguiente país de la lista es México, con tres. Y en toda Europa solamente ha habido que lamentar uno.

Las cifras son aún más demoledoras en perspectiva. En todo 2018 murieron más escolares estadounidenses víctimas de tiroteos en sus centros educativos que militares de servicio.

Pues a pesar de que España es, de momento, inmune a los episodios violentos de este tipo, el presidente de Vox, Santiago Abascal, abogó en primavera por un “cambio radical urgente” en la ley sobre tenencia de armas para que los españoles sin antecedentes y en pleno uso de sus facultades mentales puedan disponer de un arma en su casa y usarla en situaciones de amenaza real para su vida.

En una entrevista en la web armas.es, Abascal argumentó que las leyes tratan a los delincuentes como víctimas y a los ciudadanos honrados como delincuentes y subrayó que hay que ampliar el concepto de legítima defensa.

Para dar alas a su discurso, Abascal recuperó el caso de la condena de dos años y medio de cárcel que recayó sobre un anciano que mató al ladrón que asaltó su casa en Tenerife. En ese sentido, según el líder de Vox "la ley está tratando a estas personas como villanos, y a sus asaltantes como víctimas, cosa que también ocurre con los okupas, por cierto. A nosotros esto nos parece dramático".

Abascal sin embargo hace trampas. Obviamente el caso del que habla existe. Pero el problema de esa sentencia es ese, la sentencia. O el Código Penal en última instancia. No la ley de armas. Cambiándola, crecerá el número de armas en el país. Y, por ende, el número de tiroteos y asesinatos.

En campaña Vox no volvió a sacar el tema. El rechazo social que motivó que Abascal y los suyos aparcaran la medida en el fondo del cajón. Pero en las últimas semanas se ha vuelto a escuchar a líderes de extrema derecha decir que no han olvidado el tema, sino que estén manejándolo con expertos en la materia para articularlo legalmente de la forma más adecuada posible especificando que está pensada "especialmente" para los hogares de las zonas más despobladas, donde "la Policía tarda más en llegar en caso de emergencia".

De hecho Vox quiere copiar tres supuestos ya vigentes en la Italia de Salvini:

Armas en casa: "Que los españoles sin antecedentes y en pleno uso de sus facultades mentales puedan disponer de un arma en casa".

Legítima defensa: que, dentro de su propiedad, ya sea vivienda o local, "puedan usarla en situaciones de amenaza real".

Y porte de armas no letales: estudiar la posibilidad de que los españoles puedan portar armas no letales consigo.

Lo que cabe recordarle a Abascal es que España figura entre los países comunitarios con el índice de criminalidad más bajo del continente. Y el único capítulo expuesto al incremento de delitos en los últimos tiempos concierne a las estafas por Internet. Así que no hay necesidad de poner miles de revólveres en la calle.