Vox se propone "liderar la reacción nacional en Cataluña"

Agencia EFE
·3 min de lectura

Barcelona, 30 mar (EFE).- El presidente del grupo parlamentario de Vox, Ignacio Garriga, ha dicho este martes que su partido se propone "liderar la reacción nacional en Cataluña" mediante "una oposición frontal a los delirios ideológicos y la agenda rupturista".

Garriga, como ya pasara el pasado viernes, ha vuelto a dirigirse a un Auditorio con muchos asientos vacíos, dado que diversos diputados de ERC, JxCat, comunes y la CUP han abandonado el lugar como muestra de rechazo a esa formación, al tiempo que otros han mostrado imágenes de carácter antifascista.

Durante su intervención en la segunda vuelta del debate de investidura del candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, Garriga ha dicho que episodios como este "demuestran desprecio por la democracia y pluralidad política", algo para él es "propio del separatismo y la izquierda".

Ha denunciado que "son incapaces de proponer nada para el futuro de Cataluña" y que por eso "pretenden amordazar al primer partido nacional" en el Parlament.

Garriga ha definido a Aragonès como "títere" del presidente de ERC, Oriol Junqueras, quien cumple condena en la cárcel por los hechos de octubre de 2017.

Ha rechazado asimismo que en Cataluña tenga lugar un "conflicto político", sino que lo que sí existe es "un grupo de políticos que han subvertido el orden institucional y utilizan las instituciones para su proyecto de ruptura".

Tras asegurar que "sentirse español es la forma más natural de ser catalán", ha lamentado que, a diferencia del resto de españoles, "los únicos que son bienvenidos (en Cataluña) son los inmigrantes ilegales que en muchos casos vienen a delinquir".

"Su proyecto es la mayor desgracia para Cataluña" y "una condena para miles y miles de catalanes", ha resumido Garriga, quien tras hablar de "morgues en las residencias" y volver a señalar a quienes profesan la fe musulmana ha tachado a la CUP de "grupo violento", y ha resuelto: "Queremos poner orden y no nos importan ni los insultos ni las etiquetas ni carteles".

Garriga también se ha dirigido directamente a la presidenta del Parlament, Laura Borràs, quien para él es una "títere" del expresident Carles Puigdemont igual que Aragonès lo es de Junqueras.

Previendo que iba a tomar la palabra para reprenderle una vez que hubiera finalizado su intervención, el líder de Vox ha negado haber hecho un "discurso de odio" y ha añadido que el "silencio" ante temas como los que él ha tratado convierte a quienes no hablan de ello en "responsables de la oleada de violencia que sufre Cataluña".

Borràs ha hecho uso de la palabra para explicar a Garriga que las imágenes con simbología antifascista mostradas por algunos de los diputados no son "una exaltación de la esvástica, sino lo contrario".

Ha precisado que se trata de un pie a punto de aplastar una esvástica, un cartel encargado por la Generalitat en 1936 que "no solo es un símbolo de la Guerra Civil española sino de confrontación y de humanismo frente al fascismo".

El portavoz de Vox, Joan Garriga, ha pedido luego la palabra para reclamar "imparcialidad" a Borràs.

(c) Agencia EFE