Vox logra su objetivo y lleva la polémica del cartel de 'abuelas y Menas' al Congreso

M. J. Arias
·5 min de lectura

Unos minutos habían pasado desde el inicio de la sesión de control al Gobierno de este miércoles cuando la polémica campaña de Vox con el cartel pegado en Madrid protagonizado por una abuela y un menor extranjero no acompañado –conocidos como Menas– se colaba en el orden del día. Lo hizo por boca de Iván Espinosa de los Monteros, que insistió en los datos y se encontró en frente con la crítica de Carmen Calvo, que acusó a la formación de ultraderecha de usar el ‘odio’ en política.

La presidenta del Congreso tuvo que llamarle la atención por su insistencia en seguir con el tema cuando había sido dado por zanjado. (Foto: Europa Press News/Europa Press via Getty Images)
La presidenta del Congreso tuvo que llamarle la atención por su insistencia en seguir con el tema cuando había sido dado por zanjado. (Foto: Europa Press News/Europa Press via Getty Images)

No tenía mucho que ver la pregunta del diputado de Vox a la vicepresidenta Primera y Ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática del orden del día con el polémico cartel. Esta era la de cómo valora la situación general de España. Hecha la pregunta, llegó la mención a la campaña. Y quien insistió en ella fue Espinosa de los Monteros, que se ratificó en los datos que comparaban el gasto público en la atención a los menores migrantes no acompañados con la pensión de una jubilada.

Como fuentes, según el diputado de la ultraderecha, cifras de la Asamblea de Madrid y una noticia publicada por El País en octubre de 2019 con el siguiente dato y titular: La Comunidad invertirá 140 euros al día en cada menor migrante no acompañado. Insistiendo en esto, preguntó a Calvo si ella sabe manejar el programa de cálculo Excel para pasar a renglón seguido a decirle que si se multiplican esos 140 euros diarios por 30 días el resultado son 4.200 euros al mes.

Desde su bancada, la vicepresidenta socialista se ha mostrado muy dura y contundente en sus críticas tanto a la campaña como a la actitud de Vox y su forma de hacer política después de esta ratificación en unos datos que ha sido puestos en cuestión. En Maldita explicaban este martes, tras viralizarse el cartel, que desde la Consejería de Políticas Sociales y Familia les habían asegurado que no se da una ayuda social de 4.700 euros ni de 600 euros al mes a los menores extranjeros no acompañados. De la misma manera, precisan en dicho medio que en el cartel no se dice que sea una cantidad que reciban los menores directamente. Eso es algo que se ha extendido en redes a raíz de la polémica desatada por la campaña.

Sin embargo, Espinosa de los Monteros insistía en ello en el Congreso y conseguía ‘colar’ el tema echando en cara al Gobierno que dos meses después de las ayudas prometidas por Pedro Sánchez estas no habían llegado. “No hay dinero para ayudas, pero sí para Menas y para la estancia de inmigrantes en Canarias, mientras los españoles e inmigrantes legales, en las colas del hambre”, decía el dirigente de la ultraderecha.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

A esto y al cálculo, Calvo le contestó en su turno que “lo suyo es el odio, literalmente el odio” en referencia a “lo que han hecho ustedes con esos carteles señalando a unos niños y niñas, menores que vienen a nuestro país en algunos casos en situaciones terribles, sin familia, habiendo sido objeto de delitos gravísimos en los tránsitos que hacen se llama inhumanidad, odio”. Para la vicepresidenta, los derechos de estos niños no tienen "discurso contable y económico", sino del dolor y del desamparo y, “si no lo ve, se lo debería pensar”, le ha espetado a su interlocutor.

Le debería de dar a usted, a ustedes, mucha vergüenza lo que están instalando en la política de nuestro país”, ha seguido en su intervención. A lo que Espinosa le ha contestado que era a ellos, al Gobierno, a quien “debería darles vergüenza traer a esos niños”.

Ha sido un momento tenso, bronco y lleno de reproches y críticas en el que ha tenido que intervenir la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ante el empeño de Espinosa de los Monteros en seguir con el tema cuando habían pasado ya a la siguiente pregunta recordándole que no podía “volver sobre la cuestión”. Algo con lo que no estaba muy de acuerdo el diputado de Vox, que le respondió que no asumiese que “esto es otra pregunta, es muestra de la política de este gobierno en política exterior”.

A lo largo del martes fueron muchos quienes criticaron la pegada del cartel y su contenido. La presidenta del la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se manifestó "absolutamente en contra". Por su parte, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, calificó de “fascistas” a los responsables y se preguntó "¿qué pasaría si en lugar de poner menas pusiera judíos? Porque eso es el fascismo”. 

En cuanto a la posible retirada de la campaña, el Ministerio de Transportes, del que dependen Adif y Renfe, ha emitido un comunicado aclarando que "si alguno de los organismos competentes, como la Junta Electoral correspondiente o la autoridad judicial competente, determinan que la campaña es contraria a derecho o incurre en delito pediremos la retirada de la campaña". La Fiscalía estudiará si se ha incurrido en un delito.

EN VÍDEO | Gabilondo rechaza a Podemos y Vox: No quiero un gobierno con extremismos