El voto de los jóvenes en Cali, un año después del estallido social colombiano

·7 min de lectura

El 28 de abril de 2021 iniciaron las protestas más grandes en décadas en Colombia. El epicentro fue Cali, la tercera ciudad del país, donde jóvenes de barrios empobrecidos gritaron "basta". Un año después apuestan por un voto de cambio, mientras que aquellos que se opusieron al paro no quieren que la izquierda capitalice el voto. Otros, sin ninguna esperanza en la política, se entregan al abstencionismo.

Hace un año, solo un año, Mayra Mueses iba con frecuencia a la iglesia de John Milton Rodríguez, candidato conservador a las elecciones presidenciales de Colombia del 29 de mayo.

Hace un año, solo un año, Mayra no había votado nunca y era ajena, frente al púlpito, a las injusticias que ocurrían en Siloé, su barrio: uno de los más deprimidos de Cali, la tercera ciudad de Colombia.

Un año después, Mayra es una "rehabilitadora de gamines", en una nueva comunidad, lejos de la oración, pero cerca del prójimo: "así me encuentro ahora con Dios".

Mayra es un ejemplo de politización: después del paro nacional, iniciado el 28 de abril de 2021, cambió el rosario por la capucha.

La 'Primera Línea' fue un fenómeno en Cali: convergieron estudiantes con inquietudes políticas y jóvenes hambrientos, abandonados por el sistema.

En esa intersección también aparecieron jóvenes como Mayra, movidos por el dolor de los hechos que sacudieron a Cali, con un balance de al menos 44 jóvenes muertos, siendo la Fuerza Pública la responsable de más de 20.

Esas "resistencias" lograron paralizar la ciudad y la desconectaron del resto del país. Fue en esas barricadas, donde jóvenes como Mayra encontraron en la mirada del pasamontañas del compañero, el anhelado sentimiento de comunidad, desde el que pedían que, por fin, todo cambiase.

Los reclamos tenían sustento: en Cali, en 2021, el 67,9% de los jóvenes trabajaban en la informalidad, con un 27,2% de desempleo juvenil, mientras que el 65% vivía en los barrios más empobrecidos. Miseria que llama a delincuencia, con una tasa de homicidios de 50 por cada 100.000 habitantes.

Un año después hay ciertas señales de epílogo: la alcaldía de Cali, mediante programas sociales, ha contratado a decenas de jóvenes; también en los barrios, donde afloran las iniciativas comunitarias.

Mayra nos acompaña hasta Puerto Resistencia, el que fuera el epicentro de la protesta. Allí hay una escultura de unos 15 metros: es un puño, que agarra un piedra donde se lee "Resiste".

A escasos metros del puño hay unas casetas, donde los jóvenes producen artesanías, algunas de ellas, autorreferenciales. En este proceso de transformación, Puerto Resistencia se ha convertido en un lugar de culto, donde el abandono del pasado, ahora está ocupado por turistas de todo el mundo.

La construcción de un nuevo tejido social permitió que un periodista, José Antonio Tejada, erigido durante el paro en la voz de los jóvenes, llegase a la Cámara de Representantes tras las elecciones del pasado 13 de marzo. El Pacto Histórico fue el partido más votado en el departamento del Valle del Cauca, al que pertenece Cali, tanto para el Senado como para la Cámara de Representantes.

Para la primera vuelta de las elecciones presidenciales del 29 de mayo, estos jóvenes, un año después, cambiarán las piedras y escudos por el voto. Apoyarán a Gustavo Petro como presidente y a Francia Márquez como vicepresidenta.

Antes, el 19 de mayo, cuando los candidatos del Pacto Histórico visitaron la ciudad para hacer un acto de cierre de campaña, los jóvenes se sumaron a su equipo de seguridad. Gustavo Petro y Francia Márquez están amenazados y han tenido que dar sus discursos protegidos por escoltas y escudos.

Mayra votará por primera vez en estas elecciones. Se encuentra con Sofía Petro, la hija del candidato de izquierda, estudiante de Ciencia Política en la prestigiosa Science Po de París. Ha estado detrás de una campaña llamada "la primera no se olvida", que enfatiza, ha sido "apartidista". Quiere incentivar al voto a los más de 3 millones de jóvenes que, como Mayra, lo harán por primera vez este 29 de mayo.

Jóvenes de una nueva derecha

El objetivo de Sofía Petro: da igual por quién, pero que voten. También por Federico Gutiérrez, el candidato de la derecha.

Esa es la apuesta de Carlos Garcés, quien no se siente cómodo con la etiqueta "derecha". Pertenece a las juventudes del Partido Liberal y aboga por el liberalismo, tanto en lo social, como en lo económico.

Una visión alejada de posturas más conservadoras como las del Centro Democrático, partido del expresidente Álvaro Uribe, a quien Garcés tampoco votaría jamás, al "igual que a Gustavo Petro", asegura.

A sus 23 años, Carlos tiene una empresa de distribución de carnes extranjeras y realiza su pasantía en una multinacional ya en la recta final de sus estudios de Negocios Internacionales, en la Universidad Javeriana de Cali.

El despacho de su pequeña empresa está en el propio apartamento en el que vive con su padre. En una pantalla de grandes dimensiones revisa el estado de sus pedidos, mira el catálogo de las carnes que ofrece y responde correos. En su teléfono, en su ordenador y en un cuadro luce publicidad de Federico Gutiérrez.

Considera que 'Fico' puede ser el candidato de las oportunidades, de las ayudas al emprendimiento y, también, de la unidad, frente a otras propuestas que considera "populistas".

Nadie en su familia tiene vínculos con la política, pero ha sentido "el llamado" y le gustaría hacer carrera. Por eso responde cuando lo requieren de la campaña de 'Fico': "Necesitamos un joven piloso como tú", le piden en un mensaje de audio, con la excusa de que vaya a unos actos políticos. Por solicitudes como esta, ha acudido a diferentes iniciativas sociales, incluida una reunión con jóvenes de la primera línea.

De aquellos días de paro nacional de 2021, el recuerdo de Carlos dista mucho del de Mayra. "Estuvimos tres meses abandonados", apunta en relación a los cortes de vía y al desabastecimiento: "Los precios subieron y no volvieron a bajar".

Por el paro nacional cuenta que perdió un stock como el que reparte actualmente a distintos restaurantes de la ciudad, el cual le permite tener a dos personas empleadas.

Carlos apuesta por la generación de empleo para ayudar a los sectores menos favorecidos: "Es una cadena que nace desde las personas que emprenden con la voluntad de hacer un mejor país", cuenta, antes de soñar en voz alta que espera tener algún día su propia fundación.

La abstención es una opción para muchos jóvenes

Diego López llega con prisa a un gimnasio de un barrio de clase media de Cali. Acaba de terminar una sesión cerca y ahora le esperan otros tres jóvenes. Es entrenador personal y es pluriempleado.

Acompaña con salsa las rutinas físicas. Cali se considera la capital de este estilo de música. Entre ejercicio y ejercicio es frecuente ver algún paso de baile. Después vuelven las pesas, las sentadillas y las indicaciones de Diego.

Solo en un momento se invierten los papeles y una de sus alumnas le da indicaciones: tiene que votar por Rodolfo, un ingeniero del norte del país que ha protagonizado una remontada en las intenciones de voto. Pero ni la opción del multimillonario antiestablecimiento, o como le ha llamado la Agencia Efe, el "Trump tropical", terminan de convencer a Diego: "los políticos se roban toda la plata y nunca hay cambios".

Colombia no escapa de tendencias globales. El 65% de los jóvenes no confía en las instituciones. La abstención es una opción para muchos.

Como Diego, que no piensa ir el 29 de mayo votar. Tiene clara cuál es su prioridad: "entrenar y hacer mi trabajo. Así vivo mejor, sin tener que preocuparme de la política".

Una visión apática del Estado, donde el foco se dirige hacia la propia individualidad, en un país, donde muchos jóvenes de todo el espectro social sienten que su existencia ha estado, está y estará invisibilizada.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente