Volcán de La Palma | Plátanos sin agua por culpa de la lava

·1 min de lectura

La lava del volcán de Cumbre Vieja avanzando implacable entre las plantaciones de plátano de La Palma. La imagen ilustra la tragedia de un sector del que vive, directa o indirectamente, la mitad de la población de esta isla canaria. Las pérdidas, aún por cuantificar, podría ascender a decenas de millones de euros.

El último golpe para los agricultores ha sido la destrucción por la lava de la principal red de abastecimiento de agua de la zona de Tazacorte, lo que ha dejado sin regadío unas 600 hectáreas de plátano. Este lunes llegarán a La Palma dos plantas desaladoras portátiles, con capacidad para 6000 metros cúbicos diarios.

Las autoridades también bajaran fletar un barco cisterna o utilizar aviones que lleven agua desde los embalses a las plataneras. El objetivo, que la semana próxima vuelva llegar el agua a las fincas.

La zona afectada por la erupción del volcán produce unos 20 millones de kilos de plátano anuales, alrededor de un quinto de la producción de la isla. Dicen que por donde pasa la lava, el plátano tardará décadas en volver a crecer. A eso se suman los daños producidos por la ceniza, que tapa la luz en los invernaderos y daña la fruta.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente