¿Un Vokswagen Golf R con motor de Audi RS 3? Sí, y con 600 CV

feedback@motor1.com (Andrés Martínez)
VW Golf R with Audi RS3 engine

Esto es lo que pasa cuando se le da 'una vuelta de tuerca' a un Volkswagen Golf R. O dos.

En el salón de Pekín de 2014, Volkswagen presentaba el Golf R400, un concept car impulsado por un propulsor turboalimentado de gasolina, de 2,0 litros de cilindrada, al que un turbocompresor más grande y un bloque reforzado, permitían alcanzar los 400 CV. De haberse fabricado, hubiera sido el Volkswagen Golf más rápido y potente de la historia... Pero, desgraciadamente, nunca se hizo realidad. 

Y eso es algo que el intrépido propietario del Volkswagen Golf R que protagoniza esta noticia no vio con buenos ojos. No sabemos si posee conocimientos de mecánica, ingeniería o una nutrida experiencia en creaciones con Lego Technic o Meccano, pero este buen hombre se ha puesto manos a la obra... para incorporar a su Golf el motor turboalimentado de gasolina, de 2,5 litros, cinco cilindros y 400 CV, del Audi RS 3.

Hasta este punto podríamos estar hablando de una preparación medianamente comprensible, en la que se incorpora un motor más potente, en lugar de uno menos poderoso. Pero parece que a este Volkswagen Golf R todavía le faltaba algo de pimienta, así que su dueño decidió completar la receta con un turbocompresor del especialista Turbo Engineers, concretamente, el modelo TT625... incrementando la potencia hasta los 600 CV. Desde luego, parece que las prestaciones no serán un problema.

 

Más curiosidades en Motor1.com:

ABT presenta el Audi RS 6-E, con 1.000 CV de puro músculo⠀Porsche 911 GT1 Evo 1997, otro icono que forjó la leyenda de la marca

Un Volkswagen Golf R un tanto 'bipolar'

Atendiendo a los datos que te desvelamos en el párrafo anterior, seguramente estés imaginando que este Volkswagen Golf R tiene un aspecto tan temible como el de un tiranosaurio rex hambriento.

Sin embargo, más allá de unas llamativas llantas de aleación OZ Ultraleggera HLZ Race Gold, de 19 pulgadas, tiene un aspecto bastante convencional. Sobre todo, teniendo en cuenta que, en una carrera de cuarto de milla (402 metros), consigue un tiempo de 18''143 y supera los 250 km/h de velocidad máxima.