Voces contra la violencia machista que mata a 104 bolivianas

Mujeres aimaras bolivianas participan en una marcha en contra de la violencia de género en La Paz (Bolivia). EFE/Martin Alipaz/Archivo

La Paz, 25 nov (EFE).- Ciento cuatro bolivianas han muerto en lo que va de año víctimas de crímenes machistas en el país, donde en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer se sumaron voces para acabar con esta lacra.

Asociaciones por los derechos de la mujer, la Fiscalía y la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, fueron algunas de las voces que este lunes se sumaron a luchar contra esta violencia.

LOS DATOS NACIONALES

El fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, lamentó que La Paz "sigue siendo el departamento donde se tiene más casos registrados por este delito", con 32 feminicidios.

A La Paz le siguen la región central de Cochabamba con 20 feminicidios, Santa Cruz con 19, Oruro con 10, Potosí con nueve, Tarija con seis, Beni con cuatro, y finalmente Pando y Chuquisaca con dos cada una, detalló Lanchipa.

De los 104 feminicidios registrados este año por el Ministerio Público, 21 tienen sentencia, 15 están en "etapa preliminar" de investigación, 43 están con imputación, diez con acusación y uno con sobreseimiento.

Otros cuatro casos fueron rechazados y diez se extinguieron por muerte del agresor, indicó la Fiscalía.

"En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer queremos exhortar a nuestra sociedad a que podamos recuperar los valores como la cultura de paz y el respeto a la vida del prójimo", exhortó Lanchipa, citado en un comunicado de la Fiscalía.

Por su parte, la Asociación de Concejalas de Bolivia publicó en redes sociales que en lo que va de año ha registrado 115 denuncias de acoso y violencia política contra concejalas y alcaldesas del país.

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, expresó en Twitter su compromiso para "enfrentar la lucha contra la violencia hacia las mujeres" y convocó "a la sociedad a promover una Bolivia unida y libre de violencia".

"¡Vivamos sin violencia!", agregó Áñez.

El año pasado Bolivia registró al menos 111 feminicidios, por lo que ha llamado la atención de los medios locales y organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres que la cifra de casos hasta noviembre se acerque a la de todo 2018.

RETOS PENDIENTES

La demanda constante de las organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres es que la puesta en marcha de la norma todavía no ha sido plena, ya que aún son necesarios mayores presupuestos estatales y personal capacitado para combatir con más eficacia la violencia machista.

La Coordinadora de la Mujer reiteró su denuncia sobre un incremento de la violencia contra las mujeres, "específicamente los feminicidios, que no solamente tienen que ver con la intensidad, sino también con la gravedad de los hechos de violencia", dijo a Efe la responsable de Incidencia de esa entidad, Lucía Vargas.

Vargas destacó que "si bien Bolivia ha logrado avanzar en la normativa", son evidentes las dificultades para la "implementación integral" y plena de las normas que protegen a las mujeres.

Mayor acción preventiva, presupuestos adecuados, personal capacitado y la protección efectiva para las mujeres que se animan a denunciar la violencia son algunos aspectos que se deben atender, según la Coordinadora de la Mujer, que agrupa a 26 entidades defensoras de la igualdad de género en Bolivia.

"Tenemos varios desafíos, tenemos mucho por avanzar para erradicar la violencia contra nuestras niñas, adolescentes y mujeres", sostuvo Vargas.

BOLIVIA EN LA REGIÓN

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) informó este lunes de que en 2018 al menos 3.529 mujeres fueron víctimas de feminicidio en 25 países de América Latina.

El Salvador, Honduras y Bolivia son las tres naciones con mayor proporción de homicidios por cuestiones de género, con tasas de 6,8, 5,1 y 2,3 mujeres fallecidas por cada 100.000, respectivamente, según la Cepal.

Bolivia tiene en vigor desde 2013 una ley que protege a las mujeres de todo tipo de violencia y castiga el feminicidio con treinta años de prisión, la pena máxima de la legislación boliviana.