Van Vleuten, del Movistar, vuela hacia la victoria en el Tour femenino

·2 min de lectura
Jeff PACHOUD AFP

La gran favorita del Tour de Francia femenino, la neerlandesa Annemiek van Vleuten (Movistar), ganó este sábado la séptima etapa, con final en la estación de Markstein, en los Vosgos, y se hizo con el maillot amarillo en la víspera de la última etapa.

Su compatriota Demi Vollering, la única que fue capaz de plantar cara a Van Vleuten en algunos kilómetros, concedió más de tres minutos y ocupa la segunda posición de la clasificación general.

Tercera es la polaca Katarzyna Niewiadoma, relegada a más de cuatro minutos y medio.

"Voy a dormir bien con esta sólida ventaja", reconoció la jefa de filas del Movistar. "No digo que lo tengo ya en el bolsillo. Habrá que estar muy concentrada pero, visto cómo subo, no hay motivo para que tenga miedo a derrumbarme".

Ver a la triple ganadora del Giro (2022, 2019 y 2018) de amarillo antes de la última etapa, con final en la Super Planche des Belles Filles no tenía nada de sorprendente antes del inicio del Tour, pero las dudas no tardaron en instalarse.

Una victoria sorprendente tras las dificultades

"Ni yo pensaba que fuese posible después de haber estado tan enferma", confesó la neerlandesa de pronto 40 años, mermada a comienzos de semana por un virus gastrointestinal. "Estuve tan cerca de abandonar la carrera, es un pequeño milagro", afirmó la escaladora.

"El segundo día ni siquiera podía ordenar mis cosas en la maleta", explicó la campeona olímpica de contrarreloj.

La victoria final el domingo en el alto de la Super Planche des Belles Filles le tiende los brazos después de su exhibición en la etapa más accidentada de este Tour de Francia, con más de 3.000 metros de desnivel positivo en 127,1 kilómetros.

El domingo, el Grand Ballon (8,7 kilómetros al 8,9%) y después la llegada final en el alto de la Super Planche des Belles Filles (7 kilómetros al 8,7%) serán escenario sobre todo de la carrera por el podio, al que aspira la francesa Juliette Labous, cuarta a 49 segundos de Niewiadoma.

"Ella nos ha aplastado bien. Si estaba realmente enferma y no comía nada durante días, llegar a recuperarse así es realmente impresionante", constató la francesa Juliette Labous, cuarta en la clasificación general.

Todo el mundo esperaba un ataque temprano de Van Vleuten, pero nadie, o casi, pudo reaccionar cuando lanzó las hostilidades a cerca de 80 kilómetros para meta.

"Cuando la vi adelante en el pelotón me esperaba que intentase algo. Estaba preparada", indicó Vollering, única capaz de seguirle.

"Hice un reconocimiento de la etapa y me di cuenta que el Petit Ballon era una subida difícil (9,3 km al 8,9%). Después de seis días de espera, de supervivencia y recuperación, quería hacer las mayores diferencias posibles y eso significaba atacar en la primera subida", explicó Van Vleuten, que superó a la anterior maillot amarillo Marianne Vos en cerca de 25 minutos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente