Así se vive en la última cortina de hielo entre Rusia y Estados Unidos

Dos pedazos de roca habitada, uno en Alaska, el otro en Rusia: uno a cada lado del estrecho de Bering, un territorio olvidado por la historia, en el que viven los inuit. Una frontera de menos de 90 kilómetros separa a Estados Unidos de Rusia, y los pueblos indígenas, partidos en dos por la Guerra Fría, nunca se han reunido de nuevo.


Leer más

Leer tambien:
Israel: nuevas carreteras en territorio ocupado
El infierno de los centros de migrantes en Libia
El imposible duelo de las familias de los desaparecidos por el narcotráfico en México

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente