Vivas: La crisis migratoria ha marcado un antes y un después en Ceuta

·4 min de lectura

Ceuta, 14 may (EFE).- "La crisis migratoria hizo temer lo peor al hacer que se tambalease la ciudad. Contuvimos la respiración, y ha sido un episodio que ha marcado un antes y un después", ha dicho en una entrevista con EFE el presidente de la Ciudad Autónoma de Ceuta, Juan Jesús Vivas (PP), justo un año después de la entrada sin control de miles de personas desde Marruecos y en vísperas de que se reabran los pasos fronterizos.

A punto de cumplirse el aniversario de ese suceso, Vivas ha expresado las "malas sensaciones" que le produjo aquella situación. "Tengo 69 años, nací en Ceuta, llevo 21 como presidente de la Ciudad y no he conocido una cosa igual o no lo recuerdo: creo que fue el momento más difícil de nuestra historia reciente".

El jefe del Ejecutivo ceutí tiene claro que "no podemos (referirnos a la avalancha migratoria) como un incidente migratorio o fronterizo, como los que habíamos conocido con anterioridad, sino que desde el primer momento la ciudadanía percibía que se trataba de un intento de desestabilizar Ceuta como medio para presionar a España y, por ende, a Europa".

Vivas reconoce que en las primeras horas de la crisis la ciudad quedó embargada "de inquietud y de angustia. Sentíamos que estábamos con el alma en vilo y que exigía una respuesta basada en la responsabilidad, en la unidad y en el sentido de Estado. Se estaba poniendo en jaque la integridad territorial y exigía lealtad institucional".

UN ANTES Y UN DESPUÉS

En su opinión, la crisis "marca un antes y un después para Ceuta, porque ha servido para desvelar dónde están las debilidades, las fortalezas, y para marcarnos el camino de cuáles deben ser las prioridades en los próximos meses para lograr un futuro de estabilidad, seguridad, prosperidad y cohesión social, que los ceutíes merecen".

"En aquellos días -ha continuado- se puso de manifiesto que nuestra españolidad es irrenunciable e innegociable, que nuestra soberanía e integridad territorial están garantizadas por el ordenamiento constitucional y el Estado, de cualquiera que sea el color político del Gobierno de la nación, y que el sentimiento de pertenencia a España es compartido con todos los ceutíes, con independencia del credo de cada cual", ha añadido.

Según Vivas, la Asamblea ceutí "fue capaz de ponerse de acuerdo para actuar todos unidos con una sola excepción -Vox-, ya que suscribimos una declaración histórica en la que se rechazaba de una manera categórica el comportamiento de las autoridades de Marruecos de aquellos días y se dejaba claro que Ceuta era una parte esencial de España".

También ha valorado que las instituciones de la Unión Europea "respaldaron abiertamente a Ceuta, poniendo de manifiesto de manera categórica que esta frontera lo es de Europa; y ahí quedó claro que no estamos solos, que tenemos detrás al Estado y a las instituciones europeas".

COMPORTAMIENTOS EJEMPLARES

Vivas ha destacado los "comportamientos ejemplares" que también hubo los días 17 y 18 de mayo. "Primero el del pueblo de Ceuta, que, con el alma en vilo, no perdió nunca los papeles, la serenidad ni la calma. Se mostró al resto del mundo como una sociedad madura, responsable y dotada de la cualidad de la entereza, acostumbrada a sobresaltos y a no tirar la toalla".

En segundo término, ha resaltado el despliegue policial y del Ejército de Tierra "con una labor admirable a la hora de cumplir con el triple cometido de garantizar y asegurar la tranquilidad de los ceutíes, disuadir la entrada de más personas y socorrer a quien lo necesitaba, poniendo en riesgo su vida, en el intento de cruzar a nado la frontera".

El presidente ceutí ha calificado de "conmovedoras" las imágenes de los rescates producidos esos días -"Todos nos sentimos orgullosos"-, y ha valorado la actuación de Protección Civil y Emergencias.

"A Ceuta llegaron unas 14.000 personas, con una población de 85.000 habitantes, lo cual, comparándolo con Madrid, es como si llegaran en un día 500.000 personas. A pesar de esa avalancha los servicios de Emergencias, con el apoyo de las entidades sociales, fueron capaces de habilitar recursos extraordinarios de manutención, alojamiento y prevención sanitaria", ha recordado el presidente de Ceuta.

Vivas ha puesto como ejemplo el desmantelamiento de asentamientos ilegales "en lugares inapropiados" como playas y montes, "con más de 500 casos de asentamientos que se levantaron esos días, algo que sorprende para una ciudad como Ceuta".

La colaboración con la Delegación del Gobierno "también fue ejemplar", ya que se promovieron mecanismos para que pudieran abandonar la ciudad los marroquíes que se quedaron en Ceuta. "Una buena parte de marroquíes salieron en la tarde del día 18, pero a primeros de junio había cerca de 5.500 personas, entre adultos y menores, y a día de hoy ha salido casi el 90 por ciento": ahora solo restan 324 menores y 34 adultos.

El presidente ceutí ha concluido diciendo que "en Ceuta empieza España y Europa por el sur" y que los ceutíes "viven dando ejemplo de los pilares de nuestro modelo de convivencia en paz y libertad. Ceuta es la capital del respeto, de la concordia, del encuentro y de la convivencia, un tesoro que debemos saber proteger".

Rafael Peña

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente