La vista gorda con el proveedor de carne de Mercadona

·4 min de lectura
Con las macrogranjas como protagonistas de la actualidad política, la vista gorda con el proveedor de carne de Mercadona cobra aún más sentido. Fuentes: Isabel Infantes/Europa Press vía Getty Images y Mercadona.
Con las macrogranjas como protagonistas de la actualidad política, la vista gorda con el proveedor de carne de Mercadona cobra aún más sentido. Fuentes: Isabel Infantes/Europa Press vía Getty Images y Mercadona.

Con el follón de las macrogranjas a raíz de las palabras en su contra de Alberto Garzón, ministro de Consumo, en 'The Guardian', cabe recordar la protección que recibe Incarlopsa, proveedor de carne de Mercadona, del gobierno de Castilla-La Mancha, pese a sus escándalos de bienestar animal.

El ministro de Consumo habló de que la carne producida en macrogranjas, fuera de la ganadería sostenible, de la que puso como ejemplo algunas de diferentes Comunidades Autonómas españolas (Asturias, partes de Castilla y León, Andalucía y Extremadura), tenía un gran impacto medioambiental: "Encuentran un pueblo en la España despoblada y ponen allí 4.000, 5.000 ó 10.000 cabezas de ganado. Contaminan la tierra, contaminan el agua y luego exportan esta carne de pobre calidad procedente de estos animales expuestos a estas enfermedades".

Pues el presidente castellanomanchego, Emiliano García-Page (PSOE), no se lo tomó de la mejor de las maneras: "En este país se discute mucho por el tamaño de las cosas, de que el tamaño importa. Lo que yo digo es que da igual el tamaño, lo que importa es que no hable de mala calidad o de peor calidad de un producto español, al menos sin haberlo probado".

Sin embargo, más allá de obviar que cuanto más ganado hacinado más toneladas de purines se producen, como lleva avisando desde hace años 'Ecologistas en Acción', su gobierno acaba de aprobar una moratoria para no instalar macrogranjas ni ampliar las ya existentes hasta 2025. Eso sí, ha asegurado que ellos no van a "prohibir las macrogranjas", debido a que es un sector "potentísimo", refiriéndose a los puestos de trabajo que genera. ¿Acaso el tamaño sí que le importa?

No solo eso. El impedimento de crecimiento asegura un lugar de privilegio a las cárnicas con más poder al menos otros dos años, incluso en los posteriores, porque serán las únicas económicamente capaces de adecuarse a los requisitos que se requieran para cumplir con las reglamentaciones. Debido a la entrevista de Garzón, Page ha tenido que reconocer que "hay denuncias de Europa a España por la gestión de los residuos".

Una de esas privilegiadas es Incarlopsa, proveedor cárnico de Mercadona, y al que Page defendió hasta la extenuación cuando saltó el mayor de sus escándalos, denunciado por los propios veterinarios de la Junta.

En 2016, dos funcionarios del área de veterinaria de la Consejería de Sanidad alertaron que en el matadero que Incarlopsa tiene en Tarancón (Cuenca) se incumplía la normativa de bienestar animal, pues no se estaba aturdiendo de forma correcta a los animales antes de matarlos, hecho obligatorio por la legislación. Concretamente, no se cumplía con el tiempo de exposición a CO2 impuesto por la legislación que regula en la Unión Europea el sacrificio del ganado. Dicho de otro modo, en el matadero mencionado, los animales aún sentían dolor al ser sacrificados.

Extrañamente, la reacción de la Junta presidida por Page, a petición de Incarlopsa, fue expedientar a esos funcionarios tras elevar actas por incumplir la normativa de bienestar animal. Así lo reflejó la sentencia del tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, que sonrojó la decisión del gobierno autonómico: "La Administración parece haber actuado aquí a dictado de la sociedad inspeccionada por motivos que se nos escapan, y parece haber utilizado la vía del expediente disciplinario como forma de apartar a dos funcionarios que la citada empresa consideraba incómodos".

Precisamente, los dos veterinarios expedientados por el Gobierno de Emiliano García-Page ya, en 2014, alertaron sobre otro problema de bienestar animal en el mismo matadero.

Obviamente, su reposición fue inmendiata.

Hubo quien fue más duro que el propio tribunal con Page. La plataforma Pueblos Vivos de Cuenca apuntó: "Esta sentencia nos parece la prueba irrefutable del trato de favor que realiza la administración regional con Incarlopsa, llegando al extremo de tratar de ocultar prácticas ilegales cuando precisamente su función es exactamente la contraria".

Poco le afectó al presidente de la Junta, que en 2018, tras conocerse la sentencia, pasó de hacer la vista gorda con el proveedor de Mercadona a casi imponerla, después de que CCOO pidiera el cese de Manuel Tordera, director general de Salud Pública. El barón socialista pidió que "no se hable mal de Incarlopsa". Además, ante las protestas por las macrogranjas, advirtió que "de la noche a la mañana nos podemos cargar empresas modélicas que dan miles de empleos y generan una cantidad impresionante de riqueza económica por un falso rumor".

No hay duda de que la carne de las estanterías de Mercadona cuenta con buen respaldo. Pero, ¿son los "miles de empleos" y "la riqueza económica" las únicas razones de peso? Bueno, según Economía Digital, entre 2016 y 2017 Incarlopsa donó 400.000 euros al gobierno de García-Page.

VÍDEO | Así desmonta un nutricionista la calidad del famoso hummus de Mercadona

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente