El lado oscuro de los visados de oro que abren las puertas de Europa a los ricos de México, Rusia y Venezuela

Mariángela Velásquez
·7 min de lectura
Spanish passport, spanish flag and earth globe
Cuatro países de la Unión Europea venden su nacionalidad y otros 12 otorgan derechos de residencia a ciudadanos extranjeros con las llamadas "golden visas", a cambio de cuantiosas inversiones en su territorio

El dinero puede comprarlo todo, hasta una residencia permanente y un pasaporte europeo.

Cuatro países de la Unión Europea venden su nacionalidad y otros 12 otorgan derechos de residencia a ciudadanos extranjeros con las llamadas "golden visas", a cambio de cuantiosas inversiones en su territorio.

Transparencia Internacional ha insistido en que las reglas del juego del mercado penetraron las leyes migratorias. El otorgamiento acelerado de tarjetas de residencia y pasaportes están diseñados por funcionarios públicos que desean ganancias rápidas sin importar el impacto de sus decisiones a largo plazo y por operadores financieros privados que buscan aumentar sus beneficios.

También ha advertido los peligros que asumen los países que toman esa vía rápida para aumentar ingresos que alivien sus maltrechas economías. La venta de la nacionalidad y las residencias da una patente de corso a los que viven de la corrupción, además de que abre grietas en la seguridad e integridad de Europa. En agosto de 2020, Transparencia emitió un informe sobre las irregularidades de las visas doradas en Chipre, alertó que se trata de un procedimiento tan fracturado que no puede enmendarse y pidió a la Unión Europea la adopción de medidas inmediatas.

Pese a los potenciales peligros, las golden visas siguen vigentes. En los últimos diez años, al menos 100.000 migrantes VIP han obtenido su residencia y 6.000 la ciudadanía con este instrumento migratorio diseñado para atraer fortunas y generar ingresos fiscales.

El refugio ideal

Se cree que al menos 10.000 inversionistas y sus familiares tienen el privilegio de una residencia en España, Hungría, Letonia, Portugal y el Reino Unido, países que han otorgado el mayor número de visas doradas a cambio de ganancias anuales nada despreciables: $1.150 millones, $1.076 millones, $788 millones, $586 millones, respectivamente.

Cada país exige distintos requisitos y montos de inversión. Transparencia Internacional dijo que una residencia griega o letona puede costar $300.000 mientras que para un pasaporte chipriota hay que pagar unos $2,35 millones. Pero el extranjero que desee un codiciado pasaporte austríaco debe estar preparado para desembolsar unos $12 millones.

Investigaciones periodísticas de The Guardian revelaron que varios empresarios involucrados en el escándalo de corrupción de Lava Jato, en Brasil, habían comprado visas doradas para lavar el dinero mal habido en Portugal. Del otro lado del planeta, oligarcas de las élites rusas y ucranianas, acusados de corrupción, tenían ciudadanía de la Unión Europea al comprar pasaportes de Chipre.

Los visados de oro ofrecen un refugio seguro a los corruptos. No sólo porque les permite mantener un estilo de vida de lujos, sino porque pasan desapercibidos por los sistemas de detección de riesgo del sistema bancario, que eleva o reduce el riesgo de un potencial cliente de acuerdo a su nacionalidad, explicó la organización no gubernamental.

Y presentan tres niveles de riesgo: El primero es el perfil particular de los solicitantes y las grandes sumas de dinero que deben invertir. El segundo es la falta de control del procedimiento. Y el tercero es la ausencia de políticas y prácticas comunes en el espacio comunitario europeo.

La crisis económica es mala consejera

La publicación de verificación de información Newtral explicó que las golden visas nacieron cuando España aún no superaba la crisis económica en 2013. La internacionalización de la llamada Ley de Emprendedores fue una respuesta a una necesidad de reactivación económica.

Para obtener una residencia española dorada hay varias opciones: Se puede comprar un inmueble por medio millón de euros (unos $588 mil), tener depósitos o instrumentos bancarios por un millón de euros o dos millones de euros en letras del tesoro.

Otra ventaja innegable es que el proceso se resuelve con "un silencio positivo" que dura a penas 20 días, explicó el experto en migración Antonio Segura a Newtral. Eso significa que si cumplido ese plazo no te han respondido sobre la solicitud del visado de oro, estás aceptado. Ya no pueden denegarla.

Por eso hay quienes afirman que la golden visa es más beneficiosa que ser español. En 2020, el otorgamiento de una residencia por reunificación familiar a un cónyuge de un ciudadano español puede tardar hasta 9 meses, mientras que desde la introducción de la solicitud de nacionalidad hasta el otorgamiento transcurren años.

Las visas doradas también se otorgan y se mantienen sin que el solicitante tenga la obligación de vivir en España, a diferencia de los familiares de ciudadanos españoles. Sólo deben viajar a territorio español para colocar sus huellas digitales para obtener el documento de identidad.

(VIDEO) El país que atrae a super atletas con visados de oro

Los críticos señalan que se trata de un sistema de migración selectiva, que privilegia al adinerado sin investigar de manera exhaustiva si su fortuna proviene de negocios lícitos.

España ha autorizado peticiones y renovaciones de residencias a 35.422 personas desde 2013, según el diario La Vanguardia.

Ley de Emprendedores en España se ha otorgado permiso de residencia a 8.202 chinos, 3.169 indios, 2.698 rusos, 2.657 estadounidenses, 2.283 brasileños, 1.691 mexicanos, 1.366 colombianos, 1.066 argentinos y 911 venezolanos.

En Portugal, la crisis del coronavirus ha impulsado las solicitudes de las visas doradas. El Servicio de Extranjeros y Fronteras reveló que las inversiones captadas por estos mecanismos de extranjería se aumentaron un 192% en mayo, en relación a las cifras del mismo mes de 2019, para alcanzar los €146 millones.

España es uno de los países más exitosos a la hora de captar inversiones y solicitantes de visados de oro, que son cada vez más demandados desde que comenzó la pandemia, porque los millonarios desean tener un lugar seguro donde refugiarse si la situación generada por la Covid-19 se torna insostenible en sus países.

“Los inversores (o peticionarios) han incrementado sus preocupaciones sobre aspectos de salud y quieren estar seguros de que el país que les interesa tiene las correctas instalaciones sanitarias, públicas y privadas, para asumir emergencias a gran escala”, dijo a La Vanguardia un portavoz del Investment Migration Council, con sede en Ginebra, un lobby del lucrativo sector que gestiona la obtención de visados en todo el mundo.

Construir y remodelar también sirve

La abogada Viviana Echeverría explicó en su blog que el Tribunal Supremo de España "ha abierto la puerta también a aquellos inversores extranjeros que busquen promover o construir su propia casa en el terreno comprado previamente".

La abogada explicó que un caso que sentó jurisprudencia para permitir la obtención de una golden visa mediante la construcción o mejora de una propiedad.

Se trató de un inversor que compró una finca en la provincia de Girona, en Cataluña, por menos de 500.000 euros pero le negaron la residencia aunque el solicitante probó que había gastado más de un millón entre la compra del terreno y la construcción de la vivienda.

"En un recurso posterior, el Supremo dio la razón al inversor, afirmando que existen dos registros de la vivienda, siendo uno el de la compraventa de la finca, y otro el de la casa. Por lo tanto, la decisión del juzgado fue que se puede conseguir una ‘golden visa’ “mediante la construcción o promoción de un inmueble sobre una parcela o terreno previamente adquirido mediante compraventa”".

Más historias que te pueden interesar:

Inmigrantes en España: arraigados sobre un alambre

El COVID-19 no para la migración, 84% de migrantes solo posterga su viaje

Los 10 millonarios que más dinero han perdido por la crisis del coronavirus