Virginia a un paso de abolir la pena de muerte

·2 min de lectura
Virginia esta cerca de convertirse en el estado número 23 de los 50 de EEUU en abolir la pena capital

Virginia, que ostenta el triste récord de ejecuciones en suelo estadounidense, estuvo el viernes un paso más cerca de convertirse en el primer estado del antiguo sur segregacionista en abolir la pena de muerte.

Tras un candente debate, la Cámara de Delegados de este estado cercano a Washington, donde los demócratas son mayoría, votó por 57 votos a favor, y 41 en contra, una ley para abolir la pena de muerte.

El Senado aprobó el miércoles un proyecto similar, pero redactado de forma diferente. Los dos textos deben conciliarse antes de ser presentados al gobernador demócrata Ralph Northam, quien indicó que firmará la ley.

Se trata de "un paso histórico hacia un sistema de justicia más justo", comentó la líder demócrata de la Cámara, Eileen Filler-Corn.

La pena de muerte es legal en Estados Unidos, pero ha ido disminuyendo en la ley y en la práctica durante la última década. Ya 22 de los 50 estados la han abolido y tres (California, Oregón y Pensilvania) tienen una moratoria.

Aunque no sea pionera, la decisión de Virginia de tomar este camino es significativa porque, a lo largo de los últimos cuatro siglos, este estado ha llevado a cabo más ejecuciones que ningún otro territorio estadounidense, pero también porque ningún estado del antiguo Sur confederado ha dado todavía este paso.

Fue en su suelo, en 1608, donde los colonos europeos de Jamestown llevaron a cabo la que se considera la primera ejecución en suelo estadounidense, la de un capitán acusado de espionaje. Desde entonces, Virginia ha ejecutado a 1.391 condenados, según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte (DPIC).

Y en los tiempos modernos (desde el restablecimiento de la pena de muerte por el Tribunal Supremo en 1976), sólo Texas ha llevado a cabo más ejecuciones.

Además, Virginia fue en su día la capital de los estados confederados y su aplicación de la pena de muerte está vinculada a su historia de esclavitud, con una mayoría de afroamericanos entre los ejecutados.

"A nadie se le escapa que los estados con más linchamientos son los que más han apoyado la pena de muerte", dijo durante el debate la senadora demócrata negra Mamie Locke.