La violencia machista en España en los 90 se veía así y pone los pelos de punta

Miles de mujeres protestan en una manifestación contra la violencia machista en Madrid. (Foto: Marcos del Mazo / LightRocket / Getty Images).
Miles de mujeres protestan en una manifestación contra la violencia machista en Madrid. (Foto: Marcos del Mazo / LightRocket / Getty Images).

En el año 2003 se aprobó en España la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género que supuso un paso importante para luchar contra la lacra social de la violencia machista. Desde entonces se ha avanzado mucho, si bien queda bastante por hacer. Solo en lo que llevamos de 2022, un total de 38 mujeres han muerto a manos de sus parejas o exparejas en el país.

La aprobación de aquella ley supuso también la creación de la Delegación Especial del Gobierno para la lucha contra la Violencia de Género, que se encarga de recopilar datos, por lo que desde 2003 se contabilizan el número de mujeres asesinadas. La tendencia ha sido descendente, aunque las cifras continúan siendo alarmantes.

El año que más mujeres perdieron la vida a manos de sus parejas o exparejas fue 2008, con un total de 76, y el que menos 2021, con 44. En total, desde 2003 hay 1.171 víctimas mortales por violencia de género. Por tanto, las cifras señalan que, aunque se han dado pasos importantes, el problema está lejos de erradicarse.

Lo que en estos años sí se ha conseguido es cambiar la mentalidad de la sociedad con respecto a la violencia de género. Y es que no hace demasiado la percepción de los españoles sobre esta lacra no era ni siquiera negativa, sino que se aceptaba como algo normal.

Es lo que se puede ver en un reportaje que emitió la cadena Antena 3 en los años 90 y que estos días se ha hecho viral en las redes sociales. En el mismo, un periodista preguntaba a ciudadanos por la calle su opinión acerca de la violencia de género y las respuestas ponen los pelos de punta.

No solo los hombres lo veían como algo “común” y hasta, en algunos casos, “necesario”, sino que también las mujeres lo aceptaban como parte natural de una relación.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

“¿Cuáles son sus derechos? ¿Irse por ahí de bares y discotecas como la mía se ha ido? Ese hombre tiene que coger a esa mujer y matarla”, dice el primer hombre que interviene. “Si la mujer es una guarra, pues le tiene que partir el marido la cara”, “Si la veo que se está pasando, la tendré que dar un correctivo”, “Darle dos hostias y ya está” o “Hay algunas mujeres que se lo merecen”, son los comentarios de otros.

Como decíamos, no solo los hombres tenían una visión escalofriante sobre la violencia machista. “La mujer no es para irse a la calle, es para estar en casa”, dice una de ellas en el reportaje, mientras que otra confiesa que su marido le pegaba porque se emborrachaba. “Lo llevaba bien, ¿cómo lo voy a llevar?”, responde incluso con una leve sonrisa.

El reportaje termina con una insólita conversación en un bar entre un hombre y una mujer, que es de las pocas que pone algo de cordura en el reportaje.

“La culpa la pueden tener ambos. ¿Por qué maltrata?”, empieza diciendo él. “Nunca hay razón para maltratar. Nunca”, le replica la mujer. “Yo pienso que alguna vez sí. Yo no tengo nada contra las mujeres, pero habría que investigar muy profundamente quién es a quién o quién más daño hace, si físico o psicológico”, termina diciendo el hombre.

Por suerte, ese tipo de mentalidades ya no tienen cabida en la sociedad actual.

EN VÍDEO | La lección sobre igualdad de género de dos niñas de una zona rural de Zimbabwe

Más historias que te pueden interesar: