Vinnie Ream, la adolescente que se convirtió en la primera mujer escultora a quien el gobierno de EEUU encargó una escultura

Lavinia Ellen Ream nación en Madison (Estado de Wisconsin) en 1847 y desde bien pequeña demostró tener unas dotes innatas para la pintura y la escultura. Vinnie (tal y como la llamaban familiarmente) podía moldear cualquier cosa con sus propias manos, ya fuese con arcilla o con la ayuda de un cuchillo en un trozo de madera.

La adolescente Vinnie Ream se convirtió en la primera mujer escultora a quien el gobierno de EEUU encargó una escultura (imagen vía Wikimedia commons)

Esto hizo que desde temprana edad destacase entre el resto de los niños y que en 1863, siendo apenas una adolescente de dieciséis años, fuese admitida por el célebre escultor Clark Mills como aprendiz en su estudio de Washington DC, donde el artista trabajaba esculpiendo monumentos y esculturas de políticos y personajes ilustres estadounidenses.

[Te puede interesar leer también: Cuando la mojigatería y el fervor religioso hizo ocultar los genitales de las estatuas con hojas de parra]

Tan solo un año después de haber entrado como discípula de Mills, la joven Vinnie Ream recibió un encargo que no podía rechazar: esculpir un busto de Abraham Lincoln. Para ello tenía que desplazarse diariamente hasta la Casa Blanca, donde el presidente posaría para ella durante media hora; que era el tiempo máximo que el político podía ofrecer cada día a la joven artista.

Así lo hizo durante cinco meses y pocas semanas después Lincoln sería víctima de un atentado que acabaría con su vida el 15 de abril de 1865.

El busto de Lincoln esculpido por Vinnie Ream fue de tal precisión que, el 28 de julio de 1866, el mismísimo Congreso de los Estados Unidos decidió aprobar una partida presupuestaría para realizar un nuevo encargo a la joven artista (que en aquel momento ya contaba con dieciocho años de edad) para que realizara una escultura de cuerpo entero y a tamaño natural del malogrado presidente con el fin de ser colocado en la rotonda del Capitolio.

Para dicho trabajo se le facilitó a Vinnie material de primerísima calidad, como mármol de Carrara (uno de los más apreciados por los escultores para realizar sus obras). La dotación económica ayudó a la joven escultora a poder viajar a Europa y codearse con insignes artistas de la época, de quienes aprendió a mejorar su técnica.

A la izquierda, la joven escultora Vinnie Ream. A la derecha, la estatua de Abraham Lincoln en la rotonda del Capitolio, su obra más emblemática (imágenes vía Wikimedia comons)

[Te puede interesar leer también: El monumento fúnebre de un mercenario medieval que se convirtió en un deseado fetiche para millones de mujeres]

A su regreso a los EEUU se le habilitó un estudio donde trabajar en los sótanos del propio Capitolio. En 1871, presentó a los congresistas su obra ya finalizada, siendo colocada en la mencionada rotonda del edificio del Congreso, donde ha permanecido desde entonces.

Poco después, Vinnie Ream decidió abrir un pequeño estudio de escultura en el mismo Washington DC, donde recibió varios destacados encargos pero interrumpió su trabajo como escultora en 1878, año en el que contrajo matrimonio con el militar Richard L. Hoxie. El propósito de dejar aparcada su profesión fue para dedicar mayor tiempo a su esposo y futuros hijos (debido a que su marido no veía con buenos ojos que ella trabajara y, además, ganase más dinero que él).

No lo retomó hasta varias décadas más tarde. Falleció en 1914 (a los 67 años de edad) y su obra póstuma (que fue finalizada en 1917 por el escultor húngaro George Julian Zolnay) fue la estatua de ‘Sequoyah’, un nativo cheroqui célebre por ser el inventor de un silabario indígena y que también permanece colocada en la rotonda del Capitolio.

Fuentes de consulta e imágenes: Architect of the Capitol (1) / Architect of the Capitol (2) / vinnieream / civilwarbummer / abrahamlincolnonline / Wikimedia commons

[Te puede interesar leer también: Los curiosos monumentos funerarios encargados por el peculiar coronel Henry G. Wooldridge]