Vinicius devuelve la ilusión al Real Madrid

Amenazaba con ser una semana fatal para el Real Madrid, pero el domingo en el Bernabéu apareció Vinicius para abrir el camino a la victoria del equipo blanco sobre el Barcelona, 2-0 en el clásico liguero, devolviendo la ilusión al madridismo.

"Qué emoción marcar en el clásico", afirmó Vinicius en un vídeo publicado en las redes sociales del Real Madrid, tras vivir su "mejor noche" con la camiseta merengue.

"Fue el motor del Madrid en ataque: percutió por su banda una y otra vez. Aunque no siempre estuvo acertado en el pase y el remate, le puso toda la voluntad del mundo", escribe este lunes el diario Sport.

Esa falta de claridad en el área es la mancha que persigue al joven jugador brasileño, que derrocha desborde y velocidad, pero que en las cercanías de la meta contraria no siempre hace la mejor elección.

Vinicius había ganado una y otra vez su duelo con Nelson Semedo, pero tuvo que esperar hasta el minuto 71 para que su disparo ligeramente desviado por Gerard Piqué se alojara en la red azulgrana.

Un gol de oro que abría el camino a una victoria blanca rubricada por el tanto de Mariano Díaz (90+2), que devolvió a su equipo el liderato liguero cedido el pasado 22 de febrero en la derrota ante el Levante.

- 'Un gol importante' -

De paso, Vinicius se convirtió en el jugador más joven en marcar en un clásico en el siglo XXI con 19 años y 233 días, superando a Leo Messi, que lo hizo con el Barça con 19 años y 259 días.

"En un equipo donde están faltando futbolistas con vocación de gol y desequilibrios, Vinicius es imprescindible. Claro que todavía debe gestionar mejor las jugadas en las que tiene ventaja, decidir con más tranquilidad y tener más acierto", escribe este lunes el exjugador madridista Álvaro Benito en el diario AS.

"Ha marcado un gol importante en un partido importante. Me alegro por él, por sus esfuerzos no solo ofensivos, ya que defensivamente también ha hecho un buen trabajo", aseguraba tras el encuentro el técnico Zinedine Zidane, feliz después de una victoria que salvaba una dura semana.

Tras perder el liderato liguero, el Real Madrid recibió otro mazazo el miércoles pasado al caer 2-1 en la ida de octavos de final de la Champions, lo que convertía el encuentro del domingo en una final para el Real Madrid, en busca no sólo del liderato sino también de moral e ilusión.

"Nos da subidón, moral, eso seguro", afirmó Zidane, recordando que "hablamos de que íbamos a tener una oportunidad este fin de semana y al final cumplimos".

- 'Todos son importantes' -

"A ver quién cuestiona ahora las indescifrables rotaciones de Zidane", escribe este lunes el subdirector de Marca, Carlos Carpio, después que el técnico blanco fuera muy criticado por dejar en el banquillo ante el City a Toni Kroos, que el domingo volvió al once inicial y dio el pase que supondría el tanto de Vinicius.

El brasileño, poco a poco va contando más para el técnico merengue, que sigue mostrándose como un maestro en la gestión del grupo logrando mantener enchufados a todos sus jugadores.

Incluso Mariano, que sólo ha jugado 44 minutos esta temporada repartidos en tres partidos, marcó el domingo un gol importante de cara al 'goal average' con el Barça en caso de empate al final de temporada.

"El mensaje que tengo con ellos (los que juegan menos) es que todos son importantes, porque son gente que trabaja para estar con el equipo", explicó Zidane.

La victoria es una inyección de moral para un Vinicius que se desfonda cada vez que sale al campo, la mayoría de las veces con poco premio, pero también para un equipo que el 17 de marzo visitará al City en busca de una remontada épica que le permita pasar a cuartos de Champions.