Kriechmayr: "Fue una carrera loca, aún no lo creo; estos oros son tremendos"

Agencia EFE
·2 min de lectura

Redacción deportes, 14 feb (EFE).- El austriaco Vincent Kriechmayr, que al título del jueves en supergigante añadió este domingo el de descenso en los Mundiales de esquí alpino de Cortina d'Ampezzo, declaró en la citada estación italiana que "fue una carrera loca", que "aún no" se lo cree; y que "ganar estos dos oros es algo tremendo".

Kriechmayr, de 29 años, se convirtió en el primero en firmar un 'doblete' en las pruebas de velocidad desde que el estadounidense Miller ganase el descenso y el supergigante -una disciplina que se introdujo a finales de los años 80- en los Mundiales de Bormio (Italia), en 2005. El anterior en lograrlo fue el mítico austriaco Hermann Maier -el irrepetible 'Herminator'- en los Mundiales de 1999 de Vail (Colorado, EEUU); en los que compartió, no obstante, el título de 'súper' con el noruego Lasse Kjus.

"Aún no lo he asimilado, fue una carrera loca y nunca sabía si bastaría mi tiempo o no", indicó al canal de televisión alemán ARD Kriechmayr, que salió a pista con el dorsal 1 y ganó con sólo una centésima de ventaja sobre el alemán Andreas Sander, sorprendente medallista de plata, que lo hizo con el número 2.

"En la parte alta esquié bien, pero en el plano tuve que salir más de una vez de la posición de 'huevo'. Pillé bien la zona intermedia, donde no fui ni demasiado recto, ni demasiado curvado. El viento también cambiaba... pero he ganado. Y estoy realmente satisfecho", comentó Kriechmayr tras completar su sensacional 'doblete' en Cortina, sede de los Juegos Olimpicos de invierno de 1956.

"Cortina es un sitio precioso y es muy bonito estar aquí", apuntó Kriechmayr sobre una de las más brillantes perlas de los Dolomitas. "Pero ganar estos dos oros ha sido algo sinceramente tremendo, es increíble", apuntó el campeón de Linz, la capital de la Alta Austria.

"No es que me guste especialmente dar entrevistas, preferiría centrarme en lo que queda de temporada; pero entiendo que ahora voy a tener que conceder algunas (ríe). Y eso tampoco es mala señal", manifestó Kriechmayr después de ganar el oro en el descenso de Cortina d'Ampezzo.

(c) Agencia EFE