Gerard Moreno es lo mejor que nos ha pasado desde David Villa

·4 min de lectura
GDANSK, POLAND - MAY 26: Gerard Moreno of Villarreal celebrates after scoring their team's first goal during the UEFA Europa League Final between Villarreal CF and Manchester United at Gdansk Arena on May 26, 2021 in Gdansk, Poland. (Photo by Janek Skarzynski - Pool/Getty Images)
Gerard Moreno celebra su gol ante el Manchester United en la final de la Europa League (Photo by Janek Skarzynski - Pool/Getty Images)

Uno podría fijarse en los números y probablemente le bastaría. En sus dos últimos años en el Villarreal, Gerard Moreno ha marcado 50 goles y ha dado 17 asistencias en 73 partidos. Por supuesto, ambos años se ha llevado el Trofeo Zarra que da el diario Marca al mejor goleador nacional y, para ponerle la guinda al pastel, acaba de proclamarse campeón de la Europa League ganando en los penaltis al Manchester United tras un gol suyo en la primera parte. Como se ve, la parte puramente estadística, ya daría para compararle con los más grandes de la historia reciente... pero es que la parte puramente estadística no lo cuenta todo, ni mucho menos.

Gerard es un goleador, pero no es solo un goleador. Su visión de juego es descomunal, sabe echarse al equipo a sus espaldas sin necesidad de ser protagonista, baja al medio del campo, juega al primer toque, es hábil en el regate y sobre todo en el pase... aunque la comparación sencilla es con David Villa por tratarse de un jugador con el mismo dorsal, similares credenciales y fisonomía semejante, lo cierto es que Gerard tiene menos instinto de delantero y más voluntad de participar en el resto de la jugada. El equipo gira en torno a él y él, a veces culmina, a veces asiste, y a veces, simplemente, mejora la jugada para que brille otro.

En plena discusión sobre si la lista de Luis Enrique nos hace más o menos competitivos de cara a la Eurocopa, un jugador como Gerard es básico. No hay muchos como él en Europa y sin duda le ha perjudicado no formar parte nunca de uno de los grandes clubes mediáticos de nuestro país. Si el canterano del Villarreal hubiera hecho en el Madrid o el Barcelona lo que ha hecho en Espanyol y Villarreal, no habría duda ninguna sobre su talento y su capacidad para ser decisivo en la gran cita europea. En resumen, y con todo el respeto, nadie estaría hablando de Iago Aspas.

Gerard, además, es mejor cuando juega con un delantero puro al lado. Sus números bajan, lógicamente, pero su presencia aumenta. Le pasó al principio del año con Alcácer y en este final con Bacca. Le pasará, seguro, con Álvaro Morata en la Eurocopa. Confiemos en que este triunfo en la Europa League le dé por fin ese punto de jerarquía también en la selección nacional. Tiene que ser indiscutible y el equipo tiene que trabajar para él. Cayendo a banda derecha, su conexión con Marcos Llorente puede ser diferencial. Ambos son muy físicos, no se cansan nunca, presionan la salida contraria, pegan cuando tienen que pegar, no se arrugan ante ningún balón suelto...

SEVILLA, SPAIN - MARCH 31: Gerard Moreno of Spain gestures during the FIFA World Cup 2022 Qatar qualifying match between Spain and Kosovo at La Cartuja stadium on March 31, 2021 in Sevilla, Spain. (Photo by Joaquin Corchero / Europa Press Sports via Getty Images)
Gerard Moreno pone orden en el partido de clasificación para el Mundial 2022 ante Kosovo (Photo by Joaquin Corchero / Europa Press Sports via Getty Images)

Durante seis años, España dominó el fútbol mundial y aún no tenemos muy claro cómo lo hicimos. A partir del balón, sí, pero sin excesos ofensivos. España fue una selección con una enorme defensa, que no recibió ni un solo gol en las eliminatorias de tres torneos consecutivos -récord absoluto, por supuesto- y tenía a Villa arriba para marcar el 1-0 y pasar a la siguiente ronda. Eso ha faltado desde entonces. La contundencia defensiva, para empezar, pero también el hombre que, de la nada, te saca un gol imposible y pone el partido cuesta abajo. Inglaterra tiene a Kane, Francia tiene a Mbappé, Italia tiene a Immobile, pero no hay muchos delanteros más a esa altura. Lewandowski en Polonia, por supuesto, pero a Polonia le falta todo lo demás.

Con Gerard Moreno haciendo de David Villa, un David Villa más participativo, un David Villa que en ocasiones sea también Fernando Torres, vaya, lo que le queda a Luis Enrique es ajustar el guirigay que tiene montado en la portería y la defensa. O eso o buscar el 3-2 constante, pero eso no suele acabar bien. Al técnico asturiano se le ha criticado mucho esta semana que haya decidido hacer su equipo, como si le pagaran por otra cosa. Si se limitara a poner a los que nos gustan a usted y a mí o los que determina no sé qué inteligencia artificial, estaría traicionando su oficio.

Luis Enrique caerá, por supuesto, como se cae casi siempre, pero al menos caerá a su manera. Nadie cree en sus jugadores, así que solo pueden buscar algo parecido a la revancha. En una selección de grandes jugadores pero de perfil bajo, nadie está más preparado para destacar que el jugador con perfil bajo por excelencia de los últimos cinco años en la liga española. Quien lo ha probado, lo sabe. Contar con Gerard Moreno no es una garantía de éxito pero debería ser un antídoto contra el fracaso. Y el resto, a crecer, que es lo que tienen que hacer. Llenar el campo de Dani Olmos, Ferrán Torres y Fabianes y que demuestren lo que valen. Clementismo puro. Nos lo vamos a pasar bien.

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente