Villa Gesell: En una misa por Fernando Báez Sosa leyeron una carta del papa Francisco

LA NACION

A un mes del brutal crimen de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado a golpes, Villa Gesell también marchó en reclamo de justicia y realizó una misa en su memoria, donde se leyó una carta del papa Francisco.

Cientos de vecinos se reunieron en la puerta del boliche Le Brique para acompañar, a la distancia, la marcha que encabezaban los padres de Fernando frente al Congreso, en Buenos Aires.

El obispo de la Diócesis de Mar del Plata, Gabriel Mestre, fue el encargado de iniciar la misa. Pidió por el "eterno descanso" del joven y además, compartió con la multitud la carta que le envió el Papa.

"Quiero asegurarte mi compañía espiritual en este día. Yo también celebraré la Eucaristía por Fernando y sus padres", escribió el Sumo Pontífice.

Por su parte, el obispo dijo: "Vamos a pedir por el eterno descanso de Fernando, que es un acto de fe tradicional profunda, y pedir por el don del consuelo de su mamá y su papá, su novia, sus amigos y el resto de sus familiares, que también es una obra de misericordia común de la Iglesia".

Mientras tanto, en la plaza frente al Congreso Nacional, Graciela, la mamá de joven, le dijo a la multitud: "Lo que le hicieron a Fernando nos arruinó la vida. Estoy agradecida por ustedes. Mi vida no es fácil desde que perdimos a nuestro hijo. Mi casa está vacía. Cuando me levanto, miro su cama vacía, y sé que nunca volverá por culpa de lo que le hicieron. Quiero justicia por mi hijo".