No se habían visto nunca antes protestas así en Irán

·5 min de lectura
Manifestantes iraníes cortan una carretera a las afueras de Teherán en medio de las protestas tras la muerte bajo custodia policial de Mahsa Amini. (Foto: AFP / Getty Images).
Manifestantes iraníes cortan una carretera a las afueras de Teherán en medio de las protestas tras la muerte bajo custodia policial de Mahsa Amini. (Foto: AFP / Getty Images).

La muerte bajo custodia policial de la joven Mahsa Amini después de haber sido detenida por llevar mal puesto el velo islámico ha provocado una ola de protestas en Irán. Las manifestaciones comenzaron tímidamente el 16 de septiembre, pero poco a poco se fueron extendiendo por muchas ciudades de todo el país.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Tras la Revolución Islámica de 1979, Irán se convirtió en un país muy represivo y ultraconservador en el que todo el poder recae en el Líder Supremo, cargo que ostenta desde 1989 Alí Jamenei. No obstante, las protestas no son algo nuevo y ha habido varias recientemente.

En 2019 se organizaron manifestaciones por el precio de los combustibles, en 2020 y 2021 por las sequías o este mismo 2022 los jubilados se quejaron de sus pensiones. Sin embargo, ninguna de esas protestas anteriores se puede comparar con las que están teniendo lugar tras el fallecimiento de Amini.

Pese a que el movimiento está liderado por jóvenes universitarios, principalmente mujeres, ha conseguido aglutinar a buena parte de la sociedad iraní. Hasta ahora las protestas en Irán se habían limitado a un solo sector y se convocaban por un asunto en concreto (la subida del pan, el precio del combustible…), pero en esta las reivindicaciones van más allá.

De ahí que a los jóvenes que iniciaron las protestas se les hayan sumado personas de todas las edades y se haya producido además un episodio de solidaridad entre las diferentes clases sociales del país como no había ocurrido desde la Revolución Islámica. El dolor por la muerte de Amini y la diferente aplicación de las leyes de la moral han unido a los más y a los menos favorecidos.

Hay otra cosa que también es diferente en las imágenes de las últimas protestas en Irán. En todas las anteriores también hubo una fuerte represión policial y, de hecho, como en esta, en alguna de ellas se produjeron una gran cantidad de víctimas mortales. Sin embargo, la población nunca había respondido a la violencia estatal.

Al lanzamiento de gases lacrimógenos, el uso de armas de electrochoque o los golpes con las porras, los manifestantes están respondiendo con piedras, rotura de vehículos policiales o asaltos a sedes oficiales del gobierno.

Las autoridades del país saben que la situación es diferente y están reaccionando también de manera diferente. Jameneí envió unos emisarios a hablar con la familia de la fallecida y el presidente del país, Ebrahim Raisí, prometió que se investigará su muerte. Al mismo tiempo, eso sí, el gobierno está restringiendo el uso de Internet entre la población y continúa la represión policial.

Sin embargo, ni las promesas ni la actitud del gobierno han amedrentado a los manifestantes y el lema “Mujer, vida y libertad” sigue escuchándose por todo el país tras la muerte de Amina.

EN VÍDEO | Detenidos en Irán por hacer una pedida de mano en público

Más historias que te pueden interesar: