Los videos atizan el debate sobre el racismo y la brutalidad de la policía en EEUU

Ben Sheppard
·4 min de lectura
Una mujer camina por el memorial en recuerdo de George Floyd el 10 de marzo de 2021

A medida que emergen más videos de las cámaras que portan los policías con imágenes de incidentes en los que mueren civiles y en momentos en que se acerca el final del juicio por la muerte del afroestadounidense George Floyd, crece en Estados Unidos el debate sobre la confianza en sus fuerzas policiales.

"Soy un hombre negro y sé por experiencia que la policía no es profesional y que su liderazgo no hace lo correcto", afirmó Darnell Squire, de 46 años, un vendedor de gorras y de camisas de beisbol en un puesto callejero de un suburbio de Minneapolis.

"Ellos no están ahí para proteger a la comunidad o para hacer que la gente se sienta a salvo, sin importar lo que ellos digan, para mí eso está claro desde que era niño", agregó.

Darnell dijo que no confía en las promesas del gobierno de que las cosas pueden cambiar y que tampoco confía ni en el sistema ni en los tribunales. "Para mí el problema empieza arriba".

En un tribunal de Minneapolis, el exagente Derek Chauvin enfrenta cargos por asesinato y homicidio culposo por la muerte de George Floyd, un caso que conmocionó al país y que la próxima semana concluye con los alegatos de cierre para dar luego lugar a las deliberaciones del jurado, que debe dar su veredicto.

Mientras durante el juicio se analizaban los videos que muestran a Chauvin arrodillado sobre el cuello de Floyd durante 9 minutos, emergieron nuevos casos de civiles ultimados por la policía, desatando más indignación y nuevas protestas.

El fin de semana pasado, una patrulla detuvo al joven negro Daunte Wright en un suburbio de Minneapolis por una infracción de tránsito. Para intentar detenerlo una agente le disparó, tras confundir su pistola eléctrica con su arma de servicio, una secuencia grabada por su cámara personal.

El jueves, la policía de Chicago publicó imágenes de otro caso de un agente que abatió a Adam Toledo, un niño de 13 años que estaba en un callejón oscuro y que era sospechoso de haber tirado un arma.

- "Una lucha larga" -

"Me voy a sentir igual si Chauvin es condenado. Esta es una lucha larga", dijo Selena McKnight, una activista local de 46 años que suele a asistir a protestas contra la acción policial.

"Solo hay que mirar los videos que emergen cada día. Vamos a mantener la lucha. El juicio es sólo un caso y esta batalla no se acaba hasta que se haga justicia", agregó.

Las imágenes de Floyd, Wright, Toledo y otras personas muertas a manos de la policía son contrastadas a menudo con tomas de oficiales enfrentados a comportamientos agresivos de parte de hombres blancos.

El miércoles, en un pueblo en las afueras de Minneapolis, un oficial fue atacado y arrastrado a gran velocidad por un vehículo conducido por un hombre blanco de 61 años.

El sospechoso - acusado de atacar al personal de una tienda que le pidió que utilizara una mascarilla por la pandemia - embistió un vehículo policial y arrastró al policía que intentaba abordar su coche.

Sin disparar ningún tiro, los agentes lograron arrestarlo.

"¿Le dispararon a ese hombre? No, claro que no. Eso es todo lo que uno necesita saber sobre los prejuicios de la policía", afirmó McKnight.

"Uno pensaría que estas imágenes pueden marcar alguna diferencia, pero en realidad muestran algo que pasa desde hace mucho tiempo", indicó.

Con un veredicto inminente en el caso contra Chauvin, Estados Unidos enfrenta la posibilidad de violentas protestas si el exagente es absuelto.

El centro de Minneapolis se encuentra tapiado y desierto, con una fuerte presencia de la Guardia Nacional.

El viernes por la noche hubo una nueva protesta en Brooklyn Center, el suburbio donde la policía mató a Wright. Unas 500 personas se congregaron en el lugar hasta que las fuerzas de seguridad las dispersaron.

Unas 100 manifestantes fueron detenidos, indicaron responsables de seguridad, que los acusaron de lanzar botellas y llevar escudos y bates de béisbol.

También hubo una manifestación con varios cientos de personas por la muerte de Toledo en Chicago.

"Le temo a la policía, no al covid-19", dijo Tesfaye Habte, residente de Minneapolis que nació en Etiopía.

"Si estoy conduciendo y los veo, me preocupa que me disparen por el color de mi piel. Parece haber empeorado en los últimos años en esta ciudad", agregó.

Habte indicó que con la violencia de las protestas "ambas partes están haciendo las cosas mal".

"Estados Unidos es una democracia, con una constitución y con libertad de expresión, pero la policía es muy agresiva y muy inhumana. Yo sigo este juicio con preocupación", concluyó.

bgs/dw/an/yow/mar/me