Yulin, un festival cruel y macabro para comerciar con la carne de perro

Como cada año, en la ciudad china de Yulin ha comenzado el polémico festival de la carne de perro. Para celebrar el solsticio de verano, durante diez días tiene lugar una fiesta en la que la carne de perro es el centro de atención y se sacrifican cientos de ejemplares para tener suficiente comida.

Pese a que esta tradición ha sido resaltada como algo propio y ancestral de la cultura china, este festival no fue creado hasta el año 2010. Fue promovido por los comerciantes de carne de perro para poder vender más animales y así maximizar las ganancias.

La celebración de este festival ha hecho que se produzcan numerosas protestas, incluso de varios senadores estadounidenses que han puesto en marcha campañas para que se prohíba su celebración y que ya acumulan una cifra de casi cinco millones de firmas. De momento, de los 10.000 perros sacrificados en la primera edición, este año solo serán 1.000. Pero aún cuentan con el permiso para llevarlo a cabo.

Además del componente ético, las autoridades advierten del peligro sanitario que implica esta fiesta. Los animales viajaban en muy malas condiciones de higiene y de salud, en espacios muy pequeños, sucios y casi sin agua ni comida. Hay algunos que se encuentran enfermos y pueden transmitir enfermedades. De hecho, los especialistas aseguran que el contagio de la rabia en la zona, tiene mucho que ver con el festival.