Así se veía el aeropuerto de Barajas desde la cabina de un avión tras el paso de Filomena

La borrasca Filomena ha dejado estampas caóticas en varias comunidades autónomas de España durante los últimos días, pero también imágenes de gran belleza que quedarán en el recuerdo. Una de ellas, la ciudad de Madrid completamente nevada, con una magnitud más propia de Escandinavia o Canadá.

En un vídeo colgado en Twitter por la cuenta @controladores, que representa a un colectivo de trabajadores imprescindibles de la aviación española, se muestra cómo ha sido la llegada al aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez, con unos paisajes totalmente blancos tras las nevadas del pasado fin de semana, con hasta 60 cm de espesor.

El aeropuerto madrileño ha vivido unas jornadas de enorme dificultad, teniendo que ser clausurado a causa de las inclemencias meteorológicas y con multitud de cancelaciones derivadas de la misma. Poco a poco, algunos aviones como los del vídeo, ya pueden despegar y aterrizar en el complejo situado al norte de la capital.

Uno de los grandes peligros de estas nevadas es la consecuencia inmediata, es decir, el hielo que se forma una vez que la nieve se va derritiendo. Para evitar esto e intentar despejar el mayor número de pistas posible para su uso ordinario, multitud de operarios, e incluso militares del Ejército de Tierra con maquinaria especial, han trabajado a destajo.

En la tarde de este martes, las autoridades autorizan a un tráfico de entre cinco y ocho operaciones a la hora. El bullicio habitual de uno de los aeropuertos más ajetreados de Europa se ha visto alterado considerablemente por partido doble, debido a la pandemia y ahora con una borrasca que ha deparado la nevada más intensa en los últimos 50 años en Madrid.