VÍDEO | Así se vive la angustia de un terremoto en México desde un piso 19: rezando mientras ven cómo se agrieta la pared

Un terremoto de 7, 5 grados de magnitud sacudió ayer el sur de México dejando un balance de cinco víctimas mortales, varios heridos leves y numerosos e importantes daños en las localidades cercanas al epicentro, localizado a 23 kilómetros del municipio de Crucecita. La redes sociales se han llenado de imágenes que demuestran el alcance del seísmo, como la que ha compartido el usuario de Twitter Saúl Briseño en la que se aprecia cómo vivió la sacudida desde un piso 19 ubicado en Tlatelolco, en la alcaldía de Cuauhtémoc. La grabación dura algo menos de dos minutos y es realmente impactante. Empieza con un pequeño temblor que se acentúa con el paso de los segundos. Al principio, tan solo se mueve la lámpara del salón levemente pero la situación se agrava y empiezan a caer los objetos, cuadros y muebles del salón y a agrietarse las paredes. “Está temblando muy fuerte. Nunca había temblado así”, se escucha decir a una de las dos personas que ocupan la vivienda. Posteriormente y tras una sacudida más fuerte, la otra se pone a rezar: “Dios mío, ayúdanos. Dios mío, cuídanos”. De las imágenes se desprende la angustia por la que pasaron los dos ocupantes de la vivienda. “Por favor, por favor, por favor, que no pase nada”, continúan exclamando durante el seísmo. En un momento dado, el vídeo se va a negro y se escucha el impacto de varios objetos contra el suelo, pero el autor del vídeo consigue enderezar el teléfono móvil y continúa con la grabación. Finalmente, los nervios se apaciguan a pesar de que las lámparas del salón se siguen moviendo sin parar y las puertas de los muebles se abren y se cierran solas. Este vídeo lleva ya más de 450.000 visualizaciones en Twitter y decenas de comentarios. El autor explica que se vieron sorprendidos por el temblor y que no tuvieron tiempo de salir del edificio al encontrarse en la planta 19. Por este motivo, se quedaron en el interior de la vivienda. Ante las numerosas advertencias sobre el estado de la estructura del edificio, Saúl Briseño responde que todo ha quedado en un susto y que solo han tenido que lamentar pequeños desperfectos.