VÍDEO | Rocía con desinfectante la cara de una clienta por error en lugar de tomarle la temperatura

Muchos comercios están reabriendo sus puertas tras varias semanas de cierre obligado por la crisis sanitaria y están extremando la medidas de seguridad frente al virus para evitar contagios.

El uso de mascarillas y guantes protectores, las restricciones de aforo o respetar la distancia entre los clientes son las medidas mínimas exigidas a día de hoy. Pero hay quien considera que estas no son suficientes y han decidido reforzarlas con controles de temperatura y aplicando soluciones desinfectantes.

Es el caso de una tienda de alimentación de Tailandia, de la cadena Seven Eleven, en la que una dependienta recibe a sus clientes en la entrada del establecimiento, les toma la temperatura y les aplica un desinfectante.

El procedimiento es relativamente sencillo, la trabajadora acerca un termómetro a la frente de las personas que entran al local y acto seguido hace el mismo gesto con un pulverizador a la altura de las manos.

Pero aún así, la empleada cometió un error garrafal que le pudo haber causado mucho daño a una de sus clientas: le roció la cara con desinfectante en lugar de tomarle la temperatura.

En unas imágenes compartidas por un usuario de Facebook se puede apreciar a la mujer accediendo al local y plantándose frente a la dependienta para someterse al proceso de control y desinfección.

Primero, le acerca el termómetro a la frente pero, en el momento de aplicarle el desinfectante, se lo lleva también a la altura de la cara y aprieta el gatillo del vaporizador.

Posteriormente, la clienta retrocede, se lleva rápidamente la mano a los ojos por el escozor que le provoca el líquido y se va junto a la dependienta hacia el interior del local.