VÍDEO| La denuncia de una española al ser increpada por llevar una mascarilla y pedir que se mantengan las distancias de seguridad en un supermercado de Suecia

Eva García lleva 13 años viviendo en Suecia dedicada a la enseñanza, actualmente en la localidad de Östersund, un pueblo del interior situado más o menos en la mitad del territorio del país nórdico. El jueves 25 de junio decidió ir a hacer la compra en un supermercado de Östersund de la cadena Lidl: “Siempre llevo mascarilla cada vez que entro a un supermercado, y siempre hay gente que se ríe porque la llevas, a veces empiezan a toser, raramente guardan la distancia de seguridad a pesar de haber marcas en el suelo y que la megafonía pide a la gente que guarde distancia. Los empleados de los supermercados de este pueblo tampoco se molestan en que se cumplan las distancias, y ninguno se ve con mascarilla. Ni en Lidl ni en ningún supermercado los empleados llevan mascarillas en Suecia” afirma Eva.

Eva ha publicado en Twitter un vídeo en el que se observa lo que le ocurrió en la cola para pagar en la caja, un hombre de mediana edad se queja al pedirle Eva que mantenga la distancia de seguridad: “ El señor del vídeo en cuanto me vio con la mascarilla se estuvo acercando en un par de momentos en los pasillos, hablando alto. Estoy acostumbrada a que se porten de esa manera cuando llevo protección, así que me moví yo y seguí haciendo la compra. Luego al llegar a la cola para pagar, el señor se puso a un palmo de distancia. Le pedí que se retirara, y su mujer le agarró del brazo para que se moviera unos centímetros, a lo que el señor contestó que no pensaba ponerse detrás de la línea, y de paso insultándome y pegando un manotazo a su mujer”. Lo que refleja el vídeo que ha publicado es el momento en el que Eva pide al hombre que mantenga la distancia de seguridad y cómo el hombre afirma que no se va a mover de ese punto. Con voz encendida la exhorta a que si quiere, que se mueva ella.

“Justo después dejo de grabar porque el señor se pone agresivo y se me acerca, llamándome payasa e idiota” comenta Eva, que teme en ese momento que el hombre pueda agredirla ” Me defiendo y le digo que si acaso el país de idiotas será el suyo con actitudes como la suya. El señor sigue insultando y me dice que me vuelva a mi país” En ese momento, según comenta Eva en su versión, pide ayuda al cajero que había sido espectador de la situación “y el cajero me la deniega. A continuación me dice a mí que ya basta y que no soy bienvenida en el supermercado. Me acaban echando a mí y pidiendo perdón al señor sueco”.

La publicación del vídeo en las redes ha causado reacciones diversas,

entre personas que no dan crédito a lo sucedido y otras que corroboran actitudes parecidas no solo en Suecia, sino en otros países del norte de Europa: “Esto es solo un incidente, pero ya ha habido otros incidentes racistas y de agresiones a inmigrantes que llevan mascarillas. En Suecia, a pesar del alto número de contagios, se sigue sin recomendar mascarilla, y defender al epidemiólogo estatal se ha convertido en cuestión de estado y de orgullo nacional. Yo denuncio desde aquí que los extranjeros corremos peligro en Suecia al intentar protegernos y llevar mascarilla”. Suecia cuenta ya con 5820 fallecidos a causa de la pandemia del COVID-19, 49 solo en la localidad de Östersund