Un seguidor del movimiento “La Tierra plana” intenta viajar al espacio y falla vergonzosamente

Mike Hughes, un conductor de limusinas retirado de 61 años, se propuso un objetivo: demostrar que la Tierra es plana. Para ello decidió lanzar un cohete fabricado con sus propias manos con él dentro. Su afición al bricolaje y al riesgo, además de su fe en el movimiento “La Tierra Plana” (un fenómeno que cada vez tiene más adeptos), le ha llevado a intentar por segunda vez, y sin éxito, enviar un cohete al espacio.