Un hombre confiesa a un cura haber matado a su mujer en Pensilvania

John Grazioli, de 44 años, ha sido arrestado en Pensilvania tras confesarle a un sacerdote que había matado a su esposa. El hombre acudió el pasado jueves a la catedral de St. Peter, en Erie, "llorando y emocionado" para hablar con un sacerdote católico, tal y como informó el Erie-Times News, y se encontró con el reverendo Michael Polinek. Fue este el que contó a la policía lo que había hecho Grazioli.

En la oficina de la rectoría, Grazioli habló con el reverendo Michael y supuestamente le confesó haber asesinado a su esposa de 31 años, Amanda, con quien se casó en septiembre. Graziole también le dijo que quería suicidarse y que iba armado.

Pese a que los sacerdotes no pueden desvelar las confesiones, Polinek hizo una excepción ya que la supuesta admisión no fue durante una confesión formal. "Estaba un poco angustiado y, después de un momento, simplemente me dijo que tenía que confesarme que había matado a su esposa y que iba a ir a casa y suicidarse", dijo Polinek.

El sacerdote también contó cómo convenció al presunto asesino de que esperara un poco. "Después de un tiempo, pude convencerlo de que sería buena idea llamar a la policía”, explicó. Las autoridades acudieron a la iglesia y detuvieron a Grazioli. Los agentes también registraron la casa de su pareja en Millcreek Township, donde encontraron el cuerpo de la mujer de 31 años con aparentes heridas de bala.

Cerca de allí, había una nota escrita a mano que admitía el asesinato y decía: "perdón por todo esto". Grazioli, sin embargo, se declaró inocente de los cargos y permanece en la cárcel sin fianza.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines