Un corazón vivo y con palpitaciones, la última creación de la impresión 3D

La universidad de Tel Aviv ha logrado un descubrimiento que podría suponer una auténtica revolución en el futuro de los seres humanos, liderando una investigación que ha producido exitosamente la impresión en 3 dimensiones de un corazón hecho de tejido humano pudiendo mantenerlo vivo y con palpitaciones.

Los científicos que han participado en la investigación le restan algo de peso al asunto aclarando que “todavía es muy básico” y que “lo siguiente será madurar el corazón de modo que pueda bombear”, ya que aunque las células de este producto se pueden contraer, todavía no lo hacen de forma adecuada y de momento no sería viable trasplantarlo a un ser humano.

El resultado de este experimento es un corazón de aproximadamente 3cm (que equivale al tamaño de los corazones de animales pequeños, como el de un conejo o algunos roedores), y se construyó extrayendo tejido humano de un paciente y procesando estos biomateriales para transformarlos en bio-tinta para la impresora 3D.

Tal Dvir, director del proyecto, indica que los siguientes requisitos serán lograr una mejor comunicación entre las células para que estas puedan actuar en conjunto, además de averiguar formas para utilizar un mayor número de células, características de un corazón humano.

Este avance comienza a asentar unas bases muy sólidas para la medicina del futuro, y los científicos indican que las expectativas (o más bien, las esperanzas), son conseguir que un período de 10 a 15 años se tuviesen impresoras 3D los hospitales, pudiendo estas proveer tejido y órganos a los pacientes.