Un altavoz inteligente Alexa podría tener la clave de un doble asesinato

La noche del 27 de enero de 2017 Christine Sullivan y su amiga Jenna Pellegrini fueron apuñaladas en Farmington (New Hampshire), en la casa donde la primera vivía con su novio. En su casa había un altavoz inteligente Alexa de Amazon. Puede que el dispositivo tenga información clave en la resolución del suceso. Los fiscales del caso quieren poder acceder a sus registros para ver si consiguen nuevas pruebas contra el acusado, Timothy Verril.

Christine Sullivan y Jenna Pellegrini fueron apuñaladas hasta la muerte en la casa de la primera de ellas, donde vivía con su novio, que se encontraba de viaje. Sullivan recibió 43 cuchilladas, supuestamente sobre el colchón de una cama del piso superior de la casa. Las paredes de la cocina y la nevera estaban salpicadas de sangre, al parecer fue allí donde Pellegrini pudo haber encontrado la muerte. En esa estancia se encontraba Alexa sobre la encimera.

Sentado en el banquillo de los acusados está Timothy Verrill, quien durante un tiempo vivió en aquella casa. La fiscalía sostiene que Verrill, relacionado con el tráfico de drogas, mató a Jenna porque sospechaba que informaba a la policía.

Las cámaras de vigilancia de la casa grabaron la llegada de Verrill. Veinte minutos después, el sospechoso salió y tapó tres de las cámaras de seguridad para, finalmente, apagar el sistema de vigilancia por completo.

Cuando el novio de Sullivan volvió de viaje, vio la sangre en la cocina y, al no encontrar a su novia, informó a la policía, que finalmente descubrió los cadáveres de las dos mujeres escondidas en el porche de la casa bajo una lona.

La policía halló unos cuchillos enterrados en el jardín envueltos en la camisa de franela. Una pala en el porche tenía restos de sangre. Alexa fue introducida en una bolsa de plástico y clasificada como prueba de máxima relevancia. El juez del caso piensa que el dispositivo pudo grabar pruebas significativas, concretamente lo grabado desde el 27 de enero, día de los asesinatos, hasta el 29, cuando se encontraron los cuerpos.

Amazon pretende dar prioridad a la privacidad del consumidor, por lo que no quiere entregar los archivos y se mantiene a la espera de una demanda legal vinculante.

También hay que tener en cuenta que aunque Alexa estaba presente en la casa, debe activarse por voz para que empiece a grabar. Por lo que es muy posible que no tenga nada registrado. A no ser que una de las mujeres fallecidas gritase "Alexa" mientras estaba siendo atacada, intentando que llamase a la policía.