Uber quiere evitar que las agresiones sexuales a sus usuarias lleguen a los tribunales

Uber está tratando de evitar que las agresiones sexuales de sus conductores a pasajeras lleguen a los tribunales, después de haber recibido una demanda colectiva de nueve usuarias en California. La plataforma de transporte sostiene que estos casos deben resolverse de manera individualizada a través del arbitraje y alega que así consta en el modelo de inscripción de transporte compartido que han de rellenar los clientes.

El objetivo de la demanda colectiva presentada por las nueve usuarias californianas busca una compensación y pretende que Uber ofrezca mayor protección a los pasajeros. Las mujeres denuncian que la compañía no controla adecuadamente ni revisa el historial delictivo sus conductores. Según las denunciantes, esto ha permitido el acceso de personas peligrosas a víctimas vulnerables.

Así, exigen a Uber que utilice medidas de seguridad y controles más exigentes a sus conductores como el registro de huellas dactilares, la revisión semestral de su historial criminal o el veto a los delincuentes sexuales y a personas con condenas por violación.